Niños Que No Comen Consecuencias?

Consecuencias de la mala alimentación en los niños

  • Debilidad muscular.
  • Anemia.
  • Talla y peso fuera de los percentiles.
  • Fatiga y falta de energía.
  • Caries.
  • Infecciones en la piel.

¿Qué problema puede tener un niño que no se alimenta?

NUEVA YORK, 15 de octubre de 2019 – Un número alarmantemente elevado de niños sufre las consecuencias de la mala alimentación y de un sistema alimentario que no tiene en cuenta sus necesidades, advirtió hoy UNICEF en un nuevo informe sobre los niños, los alimentos y la nutrición.

El Estado Mundial de la Infancia 2019: Niños, alimentos y nutrición revela que al menos uno de cada tres niños menores de cinco años –o más de 200 millones– está desnutrido o sufre sobrepeso. Casi 2 de cada 3 niños entre los seis meses y los dos años de edad no reciben alimentos que potencien un crecimiento rápido de sus cuerpos y sus cerebros.

Esta situación puede perjudicar su desarrollo cerebral, interferir con su aprendizaje, debilitar su sistema inmunológico y aumentar el riesgo de infección y, en muchos casos, de muerte. “A pesar de todos los avances tecnológicos, culturales y sociales de las últimas décadas, hemos perdido de vista este hecho fundamental: si los niños comen mal, viven mal”, dijo Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF.

  • Millones de niños subsisten con una dieta poco saludable porque simplemente no tienen otra opción mejor.
  • La manera en que entendemos y respondemos a la malnutrición debe cambiar: no se trata sólo de conseguir que los niños coman lo suficiente; se trata sobre todo de conseguir que coman los alimentos adecuados.

Ese es el desafío de todos nosotros hoy en día”. El informe ofrece la evaluación más completa hasta la fecha de la malnutrición infantil en todas sus formas en el siglo XXI. Describe una triple carga de malnutrición: la desnutrición, el hambre oculta, causada por la falta de nutrientes esenciales, y el sobrepeso entre los niños menores de 5 años, al tiempo que señala que en todo el mundo: • 149 millones de niños padecen de retraso en el crecimiento, o son demasiado pequeños para su edad, • 50 millones de niños sufren de emaciación, o son demasiado delgados para su estatura, • 340 millones de niños –es decir, 1 de cada 2– sufren carencias de vitaminas y nutrientes esenciales, como la vitamina A y el hierro, • 40 millones de niños tienen sobrepeso o son obesos.

  1. El informe advierte que las malas prácticas alimentarias comienzan desde los primeros días de la vida de un niño.
  2. Un ejemplo es que, a pesar de que la lactancia materna puede salvar vidas, sólo el 42% de los niños menores de seis meses son alimentados exclusivamente con leche materna y un número cada vez mayor de niños reciben sucedáneos de la leche materna.

Las ventas de sucedáneos aumentaron en un 72% entre 2008 y 2013 en países de ingresos medianos altos como Brasil, China y Turquía, debido en gran medida a una comercialización inapropiada y a la precariedad de las políticas y los programas de protección, promoción y apoyo a la lactancia materna.

A medida que los niños comienzan a consumir alimentos blandos o sólidos cuando cumplen seis meses, a muchos de ellos se les suministra el tipo incorrecto de dieta, según el informe. En todo el mundo, cerca del 45% de los niños de entre seis meses y dos años de edad no reciben ninguna fruta o verdura.

Cerca del 60% no come huevos, productos lácteos, pescado o carne. A medida que los niños crecen, su exposición a los alimentos poco saludables es alarmante, debido en gran medida a la publicidad y la comercialización inapropiadas, a la abundancia de alimentos ultraprocesados tanto en las ciudades como también en zonas remotas, y al aumento del acceso a la comida rápida y a las bebidas altamente edulcoradas.

Por ejemplo, el informe muestra que el 42% de los adolescentes que asisten a la escuela en los países de bajos y medianos ingresos consumen bebidas gaseosas azucaradas por lo menos una vez al día y el 46% ingieren comida rápida por lo menos una vez a la semana. Esas tasas ascienden al 62% y al 49%, respectivamente, en el caso de los adolescentes de los países de altos ingresos.

¿QUÉ LE PASA A TU CUERPO SI NO COMES? | Draw My Life

Como resultado, los niveles de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia están aumentando en todo el mundo. Entre 2000 y 2016, la proporción de niños con sobrepeso de entre 5 y 19 años de edad se duplicó, pasando de 1 de cada 10 a casi 1 de cada 5.

Hay 10 veces más niñas y 12 veces más niños de este grupo de edad que sufren de obesidad hoy en día que en 1975. La mayor carga de la desnutrición en todas sus formas recae sobre los niños y adolescentes de las comunidades más pobres y marginadas, señala el informe. Sólo 1 de cada 5 niños de seis meses a dos años de edad procedentes de los hogares más pobres consume una dieta lo suficientemente diversa como para que su crecimiento se considere saludable.

Incluso en países de ingresos altos como el Reino Unido, la prevalencia del sobrepeso es más del doble en las zonas más pobres que en las más ricas. En el informe también se señala que los desastres relacionados con el clima causan graves crisis alimentarias.

  1. La sequía, por ejemplo, es responsable del 80% de los daños y pérdidas en la agricultura, lo que altera drásticamente la disponibilidad de alimentos para los niños y las familias, así como la calidad y el precio de esos alimentos.
  2. Para abordar esta creciente crisis de la malnutrición en todas sus formas, UNICEF hace un llamamiento urgente a los gobiernos, al sector privado, a los donantes, a los padres y madres, a las familias y a las empresas para que ayuden a los niños a crecer sanos mediante las siguientes medidas: 1.

Empoderar a las familias, los niños y los jóvenes para que exijan alimentos nutritivos, incluso mejorando la educación nutricional y utilizando legislación de eficacia probada –como los impuestos sobre el azúcar– para reducir la demanda de alimentos poco saludables.2.

Alentar a los proveedores de alimentos a que actúen en interés de los niños, incentivando la distribución de alimentos saludables, convenientes y asequibles.3. Establecer entornos de alimentación saludable para niños y adolescentes mediante la utilización de enfoques de eficacia demostrada, como el etiquetado preciso y fácil de comprender y unos controles más estrictos de la comercialización de alimentos poco saludables.4.

Movilizar los sistemas de apoyo –salud, agua y saneamiento, educación y protección social– para mejorar los resultados en materia de nutrición para todos los niños.5. Recopilar, analizar y utilizar periódicamente datos y pruebas de buena calidad para orientar la acción y hacer un seguimiento de los progresos.

Estamos perdiendo terreno en la lucha por una dieta saludable”, dijo Fore. “Esta no es una batalla que podamos ganar por nuestra cuenta. Necesitamos que los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil den prioridad a la nutrición infantil y trabajen juntos para abordar las causas de la alimentación poco saludable en todas sus formas”.

###### Para obtener fotos, material de archivo, el informe completo, la hoja de datos, los gráficos y los conjuntos de datos, haga clic aquí, Después de las 00.01 GMT del 15 de octubre, puede consultar la función interactiva especial en nuestro sitio web o descargar el informe aquí,

¿Qué enfermedades causa la mala alimentación en los niños?

¿Qué enfermedades trata la alimentación infantil? – Si la alimentación infantil no es la adecuada, el niño podría desarrollar determinadas enfermedades cardiovasculares, o sufrir problemas de sobrepeso y obesidad. Además, es en edades tempranas cuando los niños adquieren los hábitos alimenticios y las costumbres de la vida diaria que posteriormente serán difíciles de cambiar.

Por eso es muy importante establecer desde pequeños tanto una rutina de práctica regular de ejercicio, como unos buenos hábitos nutricionales, Las recomendaciones médicas para una correcta alimentación infantil son: la ingesta de cinco frutas y verduras al día, no abusar de las grasas, o controlar el consumo de bebidas azucaradas y de golosinas.

Entre las enfermedades que se pueden desarrollar por una mala alimentación infantil se encuentran las siguientes: anemia, diabetes, hipertensión arterial, gastritis, y enfermedades odontológicas.

¿Qué causa la falta de apetito en los niños?

¿Por qué no tiene apetito un niño? – Las causas de la falta de apetito en niños pueden ser muy diversas. Por lo general, se estima que solo el 20-35% de la anorexia en la infancia se debe a causas orgánicas, mientras que más del 50% tiene un origen de tipo psicológico, familiar o social.

  1. Por su parte, las molestias por la erupción dental también pueden causar una inapetencia temporal.
  2. Otra causa de tipo orgánico puede ser la o ferropenia, pues se trata de una de las principales,
  3. También debe tenerse en cuenta que ciertas afecciones digestivas como las intolerancias, la celiaquía y la enfermedad inflamatoria intestinal puede dar lugar a niños que no comen suficientemente.

Otras patologías menos frecuentes pueden provocar igualmente inapetencia en los niños. Entre ellas, el hipertiroidismo, la diabetes insípida, la artritis reumatoide juvenil y la fiebre reumática. Del mismo modo, cualquier patología mental puede ir asociada a una anorexia.

Otras veces, la falta de apetito en los niños puede estar provocada por el consumo de ciertos fármacos. Entre los medicamentos que pueden favorecer la aparición de anorexia, los más usados en la infancia son: antihistamínicos, codeína, dextrometorfan, dimemorfan, efedrina, pseudoefedrina, metilfenidato y claritromicina.

También debe considerarse una posible sobredosificación de vitaminas A y D. A partir de ahí, la falta de apetito suele deberse a causas psicogénicas que pueden presentarse de forma simple y transitoria, o bien ser más complejas y cronificarse. De este modo, es frecuente que aparezca inapetencia ante la disminución de tomas de leche materna (anorexia por destete), o bien ante el nacimiento de un nuevo hermano, la entrada en la escuela infantil o la interrupción del contacto con la madre (anorexia psicosocial).

La falta de apetito en niños suele estar provocada por una actitud inadecuada de los padres respecto a la alimentación del pequeño. No obstante, la falta de apetito en niños más prevalente en los países desarrollados es la conocida como anorexia reactiva, simple o conductual. Esta suele aparecer cuando los padres no reconocen los signos del pequeño en relación al hambre o a la saciedad, se le fuerza a comer o no se le permite tocar la comida o que coma solo por temor a que manche.

Ante esta actitud de los padres, el niño presenta una animadversión hacia la comida que puede traducirse en distintas formas: el niño puede rechazar un alimento en concreto, no querer comer con determinadas personas o enlentecer provocativamente la toma.

¿Cómo se sabe si un niño está desnutrido?

Usted está en: Señales para detectar la desnutrición infantil a tiempo Conoce los signos de alerta que permiten identificar si tu hijo está presentando un cuadro de desnutrición. Solo así podrás actuar a tiempo. La desnutrición infantil es una enfermedad que aparece como resultado del consumo insuficiente de alimentos en cantidad y calidad suficiente, de la aparición repetitiva de enfermedades infecciosas y de factores sociales que afectan el estado nutricional de la niñez.

Esta situación afecta principalmente a niñas y niños en sus primeros años de vida y genera graves consecuencias en su desarrollo físico y cognitivo dependiendo de su nivel de gravedad. Incluso, puede llegar a provocar la muerte si no recibe atención adecuada y oportuna. De hecho, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), una niña o niño que sufre desnutrición aguda grave tiene hasta 9 veces más de posibilidades de morir que aquel cuyo estado nutricional es normal.

Por eso, es indispensable que en los hogares los padres, madres y cuidadores, no solo conozcan las principales causas y los tipos de la desnutrición infantil que se pueden presentar, sino que, también, aprendan a identificar las señales de alerta que pueden advertir de un posible cuadro de desnutrición, de modo que consulten oportunamente al médico.

Principales causas de la desnutrición infantil *Bajo peso de la madre durante el embarazo. *Bajo peso y talla del niño o niña al nacer. *Ausencia, interrupción o inadecuada lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida (hay que recordar que ninguna fórmula industrializada es capaz de reemplazar la composición de la leche materna).

*Malas prácticas de alimentación complementaria a partir de los 6 meses de edad que impiden que los niños y niñas reciban las vitaminas y minerales que requiere en cada etapa de desarrollo. *Presencia recurrente de infecciones respiratorias e intestinales que dificultan el consumo de alimentos, su digestión y la absorción de nutrientes en el organismo de los niños y niñas.

  1. Factores sociales que inciden directamente en la desnutrición infantil *Bajos ingresos económicos de la familia que le impiden acceder a alimentos en cantidad y calidad suficiente.
  2. Condiciones insalubres de la vivienda, hacinamiento y bajo acceso a servicios básicos de salud, agua potable y saneamiento básico.

*Falta de educación a los padres sobre la adecuada alimentación por lo que sus hijos no tienen una dieta balanceada que satisfaga todas sus necesidades nutricionales. Tipos de desnutrición La Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) señalan que la desnutrición infantil se puede clasificar de la siguiente manera: Desnutrición crónica,

  • Un niño o niña que sufre desnutrición crónica presenta retraso en su crecimiento, es decir, su estatura es inferior al estándar correspondiente para su edad.
  • Desnutrición aguda,
  • Un niño o niña con desnutrición aguda tiene un peso inferior al que debería tener para su estatura.
  • Este caso requiere atención médica urgente.

Carencia de vitaminas y minerales. Se le conoce como “el hambre oculta”. Corresponde a la desnutrición por falta de micronutrientes y se manifiesta de distintas maneras. Por ejemplo, un niño que carece de vitamina A es más propenso a las infecciones, pero si la carencia es de Hierro, entonces puede presentar anemia y dificultades en su capacidad de aprendizaje. Niños Que No Comen Consecuencias ¿Qué hacer ante la aparición de estos síntomas? Toda vez que los padres, madres o cuidadores, detecten la presencia de uno o más de los anteriores síntomas o señales de alerta, y consideren que estas se han transformado en un patrón constante, es decir, que se están presentando durante varios días de forma continua, deberán acudir inmediatamente a su centro de salud.

  1. Allí, el personal médico evaluará la condición del niño mediante un examen físico que, entre otros indicadores, analiza el peso y talla para determinar, si existe o no, un problema nutricional.
  2. De ser así, y dependiendo del nivel de desnutrición encontrado, se ordenarán exámenes clínicos y el tratamiento correspondiente que puede incluir un plan terapéutico de suplementación nutricional.

Controles de crecimiento y desarrollo, herramientas para detectar a tiempo la desnutrición infantil De acuerdo con el pediatra y puericultor, Darío Botero, los controles de crecimiento y desarrollo son el mejor aliado con el que cuentan los padres de familia para hacer seguimiento al estado nutricional de sus hijos.

¿Qué pasa si un niño de 7 años no come?

¿Qué es la Neofobia Alimentaria? Mi hijo no quiere comer – La neofobia alimentaria se puede definir como el rechazo a probar nuevos alimentos, La neofobia se conoce también como la “paradoja del omnívoro” porque aunque los seres humanos necesitamos una dieta variada, somos capaces de gobernandonos muchos alimentos al considerarlos una “amenaza” para nosotros,

¿Por qué ocurre esto? Porque se trata ni más ni menos de una cuestión evolutiva. Los seres humanos desarrollamos en su momento un mecanismo de supervivencia, que nos disuadia de comer alimentos nuevos en edades tempranas por miedo a que resultaran toxicos, Las papilas gustativas se “cierran” cuando comenzamos a andar.

De ahí que nos volvamos más recelosos con la comida. Cuando tu hijo se niega a probar algún alimento, no es que sea raro, es que sencillamente está respondiendo a su instinto. Todos tenemos o hemos padecido neofobia a lo largo de nuestra vida, así que lo más sencillo es normalizarlo.

Es habitual que no te guste algo dentro de un grupo de alimentos, por ejemplo que no te guste la manzana en concreto pero si la fruta. El problema ocurre cuando no nos gusta “ninguna fruta”. La clave en estos casos es tener paciencia. El periodo de aparición de la neofobia suele ser alrededor de los dos años, y se puede alargar hasta los 5-7 años.

Esto desconcierta a los padres que veían como sus hijos hasta entonces se comían lo que les ponían en el plato. A los dos años es cuando el niño empieza a desarrollar su identidad, y el “no” se convierte es su arma favorita como muestra de opinión propia.

Ante ese “no” en las comidas; enfadarnos, amenazarles o castigarles sólo nos provocará dolor de cabeza y tensiones en torno a la mesa, comprender que esto se trata de una etapa, y tarde o temprano pasará, resulta esencial para no forzar al niño a comer, y será muy positivo en su salud, más allá de la alimentación.

La neofobia, además, está muy extendida a dos grupos de alimentos identificados por los humanos como “sospechosos”, la verdura y la fruta, siendo los colores que más rechazo nos producen el verde y el rojo. Esto tiene una explicación científica, y es que hasta los 2-3 años no se produce la aceptación total de los sabores amargo y salado.

  • Las papilas gustativas no están totalmente desarrolladas, y por ello cualquier alimento que se salga de su umbral de sabores aceptados lo rechazarán.
  • Por el contrario, con alimentos dulces es muy raro que se produzca neofobia.
  • Es por ello que la mayoría de alimentos preparados para niños contengan dosis altas de azúcar.

Así pues, en vez de enfocar las comidas como una lucha a brazo partido con nuestros hijos, es más inteligente mantener el mantra mental de ” es sólo una etapa “. Eso sí, siempre y cuando no llegue a hacer asociaciones negativas de los alimentos y situaciones.

¿Qué enfermedades puede tener un niño que no come frutas y verduras?

Un nuevo análisis viene a confirmar algo de lo que hemos oído hablar cada vez más en los últimos tiempos: comemos poca fruta. Y lo que es peor, los niños comen poca fruta, En el estudio “Los españoles ante las frutas 2008: Hábitos y Actitudes”, elaborado por un instituto de investigación de mercados, los datos son desalentadores.

  1. La doctora del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Ascensión Marcos, presentó ayer el estudio, haciendo hincapié en cómo ese bajo consumo de frutas por parte de los niños puede provocar el desarrollo de ciertas patologías cuando sean adolescentes,
  2. Como la obesidad, riesgos de enfermedad cardiovascular, colesterol alto, procesos inflamatorios, e incluso posibles tumores, sobre todo a nivel intestinal.

Nos falta en la dieta de los niños elementos nutricionales fundamentales como son la fibra, los minerales, las vitaminas y el agua, que ejerce un efecto diurético esencial para eliminar del organismo ciertas sustancias perjudiciales. El efecto saciante que procura la fruta también ayudará a que no tomen otros alimentos poco saludables.

Si ya encontramos porcentajes tan alarmantes en niños como que un 22% de ellos en España tienen altos índices de colesterol, qué será de los adolescentes y adultos. Todos comemos poca fruta, Las causas de este bajo consumo de frutas son múltiples y enraizadas en muchos hogares de nuestra sociedad. Precisamente hace 2 días mencionábamos la importancia de la introducción de la fruta para un desayuno equilibrado,

¿Quién decide el desayuno en casa? ¿Quién pone la fruta en los menús de los niños? ¿Qué es lo que hace que la frtuta sea normal y habitual en sus comidas? ¿Cómo llega un niño a inclinarse por la fruta? Con estos datos, parece que nadie. La investigadora del CSIC que presentó el estudio ha afirmado que “Es necesaria una acción en los colegios y centros educativos para fomentar el consumo de estos alimentos, y prevenir así ciertas enfermedades”.

No sé si se refería a los comedores escolares, lo cual me parece necesario. El menú de un comedor escolar debe incluir frutas y verduras a diario. También sus declaraciones podrían haberse referido a que seamos los profesores los que impartamos educación nutricional, lo cual también me parece estupendo y se suele hacer en todas las asignaturas a modo de contenido transversal.

Pero no caigamos en la “moda” de dejarlo todo en mano de los colegios y profesores. Así que yo digo: bien, pero empecemos por llevar a dichos centros educativos a los padres, Es decir, el fomento de unos hábitos saludables deben empezar en casa y con unos padres formados y concienciados al respecto.

Ya hemos señalado cómo la opinión pública sonsidera que asesorar sobre alimentación infantil a los padres es la mejor opción, Que se haga desde los colegios, o desde centros sociales. Difícilmente puedo educar a los alumnos en nutrición si al salir del aula en el recreo sacan su estupendo bollycao y su zumo sobreazucarado de la mochila.

¿Alguien se imagina que su hijo le dijera “No, papi, no quiero donut, que me han dicho en el cole que es perjudicial para mi salud”? “No, mamá, no quiero Coca-Cola, prefiero un zumo de naranja natural que me ha dicho el maestro que es mucho más sano”.

A mí esto me daría escalofríos y más bien me suena a niños abducidos por algún ente alienígena que controlara sus mentes. Me alegro de que los docentes no tengamos este poder, En fin, con datos tan triste como los que aporta este estudio es por los que se pueda dar el caso de que los niños españoles puedan vivir menos que sus padres,

Actuemos los mayores. Somos los responsables, desde todos los frentes posibles. Nadie sino los adultos podemos intervenir en el asunto. Empezando porque nosotros debemos dar ejemplo a los niños con hábitos alimentarios sanos, Se supone que, antes de acudir a ningún comedor escolar, antes de acudir a la escuela ni conozcan a ningún maestro, los niños comen con sus padres y les ven comer,

Intentemos predicar con ese ejemplo antes de que los pequeños sean bombardeados por la publicidad, porque cuando se mueve tanto dinero nos olvidamos de salud y priman los intereses comerciales. Si la publicidad a los mayores nos hace comprar “el mejor pañal” para ellos, cuando crezcan, cómo no van a convencerles de que comer en McDonald’s es lo más guay,

Ahora que lo pienso, aquí si que parecemos abducidos por entes extraterrestres, niños y mayores. Lo que no consiga la publicidad. Vía | Yahoo Noticias En Bebés y más | Lazy Town (Villa Pereza): la serie de tv que enseña a comer frutas y verduras En Bebés y más | Uno de cada tres niños come lo que quiere En Bebés y más | ¿Qué alimentación reciben los niños? En Bebés y más | Expertos de salud infantil afirman que los comedores escolares no proporcionan menús equilibrados En Bebés y más | ¿Quién es el verdadero culpable de que los niños no tengan una alimentación equilibrada? En Bebés y más | Profesores y padres trabajan conjuntamente para mejorar la alimentación infantil En Bebés y más | Meriendas de frutas En Bebés y más | Frutas adecuadas para los más pequeños

¿Cómo se llama la enfermedad por no comer bien?

¿Qué es la anorexia nerviosa? – La anorexia nerviosa es una afección en la que las personas evitan comer, restringen los alimentos severamente o solo comen cantidades muy pequeñas de ciertos alimentos. También pueden pesarse una y otra vez. Incluso cuando están peligrosamente por debajo del peso normal, estas personas pueden verse a sí mismas como si tuvieran sobrepeso.

  • Hay dos subtipos de anorexia nerviosa: la restrictiva y la de atracón-purgativa,
  • Restrictiva : Las personas con este subtipo de anorexia nerviosa limitan severamente la cantidad y el tipo de alimentos que consumen.
  • Atracón-purgativa : Las personas con este subtipo de anorexia nerviosa también se imponen fuertes restricciones en la cantidad y el tipo de alimentos que consumen.
See also:  Que Comen Las Abejas Reinas?

Además, pueden tener episodios de atracones y purgas, es decir, ingieren grandes cantidades de alimentos en poco tiempo, seguido por vómitos o por el uso de laxantes o diuréticos para desechar lo que comieron. Los síntomas de la anorexia nerviosa incluyen:

alimentación extremadamente restringida o ejercicio intensivo y excesivo; delgadez extrema (emaciación); intentos constantes para adelgazar y resistencia a mantener un peso normal o saludable; temor intenso de subir de peso; imagen corporal distorsionada o una autoestima sumamente influenciada por las percepciones del peso y la forma del cuerpo; rechazo a aceptar lo grave que es tener un bajo peso corporal.

Con el tiempo, la anorexia nerviosa puede originar varias consecuencias graves para la salud, como:

pérdida de masa ósea (osteopenia u osteoporosis); anemia leve; desgaste y debilidad muscular; cabello y uñas quebradizos; piel seca y amarillenta; crecimiento de vello fino en todo el cuerpo (lanugo); estreñimiento grave; presión arterial baja; respiración y pulso lentos; daño en la estructura y el funcionamiento del corazón; disminución de la temperatura corporal interna, lo que hace que la persona sienta frío todo el tiempo; letargo, lentitud o cansancio constante; infertilidad; daño cerebral; Insuficiencia multiorgánica.

La anorexia nerviosa puede ser fatal. Tiene una tasa de muerte (mortalidad) extremadamente alta, en comparación con otros trastornos mentales. Las personas con anorexia corren el riesgo de morir por complicaciones médicas asociadas con la inanición (hambre).

  • El suicidio es la segunda causa principal de muerte en las personas diagnosticadas con anorexia nerviosa.
  • Si usted o alguien que conoce se encuentra en peligro inmediato o está pensando en hacerse daño, llame gratis a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-888-628-9454.
  • También puede enviar un mensaje de texto en inglés a la Línea de Mensajes de Texto en Tiempos de Crisis (HELLO al 741741).

Si sospecha que se trata de una emergencia médica, busque atención médica o llame de inmediato al 911.

¿Cuánto tiempo puede estar sin comer un niño?

Cuánto aguanta un niño sin comer ni beber – Para los más pequeños se adapta también la información dada anteriormente sobre cuánto tiempo se puede estar sin beber ni comer ; habrá que ver la salud del pequeño, la hidratación diaria que obtenga y si está expuesto a factores de desgaste físico.

Recordemos que las reservas de energía se guardan en nuestro organismo en forma de grasa, motivo por el cual también deberemos tener en cuenta el peso del pequeño. A los dos días de no consumir nutrientes, el niño o la niña puede empezar a presentar síntomas como fatiga extrema, dolor de barriga, mareos, etc.

Por eso, desde unCOMO, te aconsejamos llamar de inmediato a un pediatra si hace días que el pequeño no come. El médico te explicará qué alimentos puedes introducir poco a poco en su dieta para que no tenga problemas digiriéndolos. Puede que este artículo sobre Remedios caseros para el dolor de barriga en niños te aporte información útil.

  • Por otro lado, cabe recordar que para gozar de una buena salud se recomienda beber de 4 a 6 vasos de agua al día (desde el año hasta los 10 años) o de 8 vasos al día (de los 11 a los 18 años).
  • En este otro artículo sobre Cómo beber dos litros de agua al día te hablamos de los beneficios de una buena hidratación y de cómo llegar al consumo mínimo de agua diario recomendado.

Os hemos hablado de cuánto puede durar una persona sin comer solo tomando agua y cuánto tiempo se puede estar sin beber ni comer, pero si por curiosidad te preguntas cuánto aguanta una persona sin dormir, desde unCOMO te informamos que se puede llegar a los 11 días sin dormir (en casos muy extremos).

¿Qué vitamina le puedo dar a un niño que no quiere comer?

Pediasure, el suplemento alimenticio para niños que comen poco Es un hecho: desde el primer momento en que un hijo nace, sus padres ya comienzan a preocuparse por lo que come o deja de comer su bebé. Es tan sencillo que si el pequeño come los padres serán realmente felices.

Sin embargo, si ocurre lo contrario, se pasarán gran parte de la etapa de crecimiento del pequeño viviendo una auténtica pesadilla. Porque, lo que todos los padres queremos es que nuestros hijos crezcan sanos y felices. Y es que no les falta razón. Una buena y completa alimentación durante la primera fase de la vida del bebé es fundamental para su desarrollo.

De tal forma que, si no ingiere los nutrientes que necesita, si no recibe la energía que aportan los alimentos para crecer y desarrollare, su organismo será frágil y tendrá tendencia a sufrir ciertos padecimientos que lo acompañarán durante toda la vida.

  • Así que cuando el niño es inapetente, los papás se las ingenian para buscar múltiples alternativas y una de las soluciones viene de la mano de los suplementos alimenticios para niños.
  • Estos productos suelen complementar la dieta del menor, gracias al aporte de nutrientes necesarios.
  • Uno de los mejores suplementos alimenticios para niños que comen poco es Pediasure, un alimento de lo más completo y equilibrado.

PediaSure ayuda a complementar los nutrientes que dejan en el plato. De tal forma que los padres de los niños que no comen bien, o que presentan otros tipos de dificultades en la alimentación, saben que no tienen que lidiar solos con ello. Niños Que No Comen Consecuencias La familia de productos PediaSure, el suplemento alimenticio infantil de la farmacéutica internacional Abbott, responde a una nutrición completa y equilibrada, creada especialmente para ayudar a crecer a los niños de 1 a 10 años de edad. Y, por tanto, es mucho más que una leche con sabor y enriquecida con vitaminas o calorías.

¿Qué vitaminas son buenas para los niños que no quieren comer?

El efecto de las vitaminas del complejo B lisina y carnitina como estimulantes del apetito es bien conocido en pediatría.

¿Qué pasa si un niño no come en un día?

¿Cuánto tiene que comer un niño? – Básicamente lo que quiera, que generalmente es menos de lo que la mayoría de padres (y sobre todo las madres y las abuelas) creen. Cada niño tiene unas necesidades diferentes, porque cada niño tiene un metabolismo, una velocidad de crecimiento, una capacidad digestiva, un tamaño, etc.; es decir, puede haber muchas diferencias que hacen que la necesidad calórica de unos niños a otros pueda variar mucho.

  1. Además estas necesidades van a ir cambiando en el mismo niño con el tiempo.
  2. Las recomendaciones nutricionales se basan en estudios que comprenden grandes grupos de niños, de esos estudios se deducen unas estimaciones promedio.
  3. Las recomendaciones nutricionales son una guía y pueden ser aplicables a muchos niños, pero no a todos, ni en todo momento.

Los padres muchas veces calculan lo que el niño tiene que comer en base a lo que pone en el bote de la leche, en los potitos, en lo que come el sobrino o el hijo de la vecina (aquí las madres siempre se fijan en uno que come más), y esperan que su hijo coma unas cantidades que muchas veces no son las que su hijo necesita.

  1. La mayoría de niños entre los 2 y los 6 años necesitan comer cantidades bastante pequeñas, y a veces nos empeñamos en ponerles un plato de «mayores».
  2. Alguna madre enseguida puede decir: « es que sólo come una cucharada y ya está».
  3. Bueno, puede que en ese momento no necesite más.
  4. Aquí habrá que ver como hace el resto de comidas, o si la madre le ofrece otra cosa, Si el niño se desarrolla bien indica que está comiendo lo que necesita.

Para eso están las revisiones con el pediatra, para hacer un seguimiento de su desarrollo. Si un niño de verdad no come lo suficiente, debe ser valorado por vuestro pediatra, y descartar una enfermedad o problema de base. Para saber más aquí os dejo este artículo para familias que escribí para la AEPap: « ¿Cómo saber si vuestro hijo come bastante?»

¿Qué pasa cuando un niño de 3 años no quiere comer?

¿Por qué mi hijo no tiene hambre? El crecimiento entre los 1 y 5 años es más lento y necesitan menos calorías y al parecer tienen menos apetito (esto se llama «anorexia fisiológica»). La cantidad que un niño decide comer es controlada por el centro del apetito localizado en su cerebro.

¿Cómo ayudar a un niño con trastornos alimenticios?

La manera más efectiva de prevenir la ingesta selectiva es instaurar unas pautas normalizadas de conductas alimentarias: comer cada 4 o 5 horas, establecer los momentos en que comemos como ‘momentos relajados’ (sin televisor) y, entre otras, no imponer de golpe los alimentos no deseados, sino ir incorporándolos poco a

¿Cómo darle de comer a un niño mañoso?

9 junio 2018 Niños Que No Comen Consecuencias Fuente de la imagen, iStock Pie de foto, Muchos niños rechazan algunos alimentos sanos, pero es posible modificar sus hábitos alimenticios. Pocas cosas son más desesperantes para los padres que tener hijos que se rehúsan a comer. Muchos niños son mañosos a la hora de la comida y cuesta darles de probar algo nuevo.

Pero aunque te desespere que tu pequeña o pequeño rechace o escupa lo que le preparaste con tanto amor y cuidado ten en cuenta que ¡no es su culpa! En los últimos años se ha descubierto que el motivo por el cual los niños son quisquillosos con la comida es genético, en especial si se trata de probar cosas nuevas.

Tiene que ver con nuestro pasado prehistórico, cuando los humanos comenzaron a incorporar nuevas plantas a su dieta. Muchas de esas plantas podían contener toxinas, que en el caso de los niños podían resultar fatales. Fuente de la imagen, iStock Pie de foto, Todos sabemos que debemos comer muchas frutas y vegetales para estar saludables.

Pero, ¿cómo logramos que los coman los más pequeños? Te damos algunos consejos. Por eso nuestros cerebros se adaptaron a desconfiar y rechazar la comida que no nos es familiar. Sin embargo la ciencia también ha determinado que no hay que perder las esperanzas ya que los hábitos alimenticios de los niños pueden ser modificados,

La psicóloga Clare Llewellyn del University College London (UCL) le enumeró a la BBC estos cinco estrategias que podemos adoptar para que los niños coman de todo.1 – Prueba 20 veces Si tu pequeño o pequeña rechaza alguna comida específica o si se rehúsa siquiera a probar algo, intenta ofrecerle una cantidad muy pequeña de esa comida por 20 días seguidos,

Hay investigaciones que demuestran que si haces esto se reduce el “factor miedo” y aumenta la familiaridad del alimento, haciendo que sea mucho más probable que tu hijo o hija lo pruebe. Es el famoso ¡persevera y triunfarás! Fuente de la imagen, iStock Pie de foto, Si comes medio brócoli y le das la otra mitad a tu hijo o hija tendrás mejores chances de que lo coma.2 – Mitad y mitad Muchos padres ya saben que los chicos imitan su comportamiento y que ellos también deben comer sano si pretenden que sus niños hagan lo mismo.

“La mejor manera de lograr que los niños coman algo en particular es comerlo a la par suya y frente a él o ella”, aconseja la doctora Llewellyn. “Por ejemplo, puedes tomar un trozo de comida, cortarlo al medio, comerte la mitad y mencionar lo rico que te parece.

  • Luego le ofreces la otra mitad a tu niño.
  • De esa manera aprende que es seguro comerlo”, explica.3 – ¡No presiones! Cuando te pasaste veinte minutos tratando de convencer a un menor testarudo de que pruebe un bocado de algo es entendible que caigas en las amenazas,
  • Si no comes tu brócoli no irás a jugar”, es una típica.

O “si no terminas tus zanahorias mamá estará muy molesta”. Pero los expertos aseguran que todo tipo de presión es inútil, Fuente de la imagen, iStock Pie de foto, Las amenazas no sirven para los que niños coman mejor, sino todo lo contrario. “Las investigaciones muestran que todas estas estrategias de hecho llevan a que los niños tengan aún mayor aversión por ese alimento que quieres que prueben”, asegura la psicóloga.

Así que ya sabes: ¡paciencia! 4 – Incentiva Los especialistas aconsejan que dejes de lado el palo y adoptes la estrategia de la zanahoria. Se sabe que a los niños pequeños les encanta que los elogien, Los estudios también muestran que están dispuestos a hacer muchas cosas a cambio de una recompensa,

Aprovechando esto, Llewellyn recomienda motivarlos mucho, haciéndoles saber que es un gran desafío probar algo nuevo y festejando mucho cuando lo hacen. También se pueden ofrecer recompensas más tangibles, como pegatinas, calcomanías o prendedores. Fuente de la imagen, iStock Pie de foto, Puedes ponerle estrellas a tu pequeño en un “star chart” cada vez que come bien.

  • Otro recurso popular es un ” star chart “: un gráfico que puedes colgar en tu pared o refrigerador y colocarle estrellas cada vez que tu hijo o hija comió bien.
  • La cocinera británica Annabel Karmel, quien se especializa en comidas infantiles, le dijo a la BBC que otra forma de incentivar los buenos hábitos alimenticios es prestarle mucha atención a cómo se presenta la comida.

“Muchas veces los niños dicen: ‘No voy a comer eso porque se ve asqueroso’. Es temor a algo nuevo y no se animan a probar bocado”, señaló. ¿La solución? Meter el alimento nuevo dentro de algo que ya conocen, por ejemplo, una tarta, reduciendo su temor a probarlo.

  • O darle forma divertida, haciendo que la experiencia sea más lúdica.5 – Nunca premies con comida Pero aunque las recompensas sirven, Llewellyn advierte que nunca se debe usar el postre como incentivo.
  • ¿Quién no le ha dicho alguna vez a un niño: ‘Si comes tus verduras podrás comer helado de postre’?”.

Error. Fuente de la imagen, iStock Pie de foto, Nunca premies con postres, o los desearán aún más. “No soluciona el problema: se ha comprobado científicamente que esta estrategia hace que los chicos odien la comida problemática aún más”, asegura la psicóloga.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes por deficiencia nutricional?

Enfermedades crónicas con implicaciones nutricionales Capítulo 23 En los países industrializados relativamente ricos, la mayor parte de la investigación, la enseñanza y las actividades en materia de nutrición se relacionan con ciertas enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación.

Estas incluyen obesidad, arteriosclerosis y enfermedad coronaria, hipertensión o presión arterial elevada (que puede llevar a un accidente cerebrovascular), ciertos tipos de cáncer, osteoporosis, caries dentales y pérdida de los dientes, algunas enfermedades hepáticas y renales, diabetes mellitus, alcoholismo y otras.

La mayoría de estas enfermedades tienen factores dietéticos o nutricionales conocidos en su etiología o en su tratamiento, o en ambos. Ahora es evidente que la incidencia de muchas de estas condiciones o enfermedades crónicas están en aumento en los países en desarrollo, sobre todo en los segmentos más pudientes de su población.

Algunos países son testigos de una transición que va de los importantes problemas nutricionales relacionados con la pobreza y el bajo consumo, tratados en detalle en otros capítulos de este libro, a las enfermedades asociadas con la nutrición por el consumo excesivo y la abundancia. En otras naciones más que una transición es una situación donde una parte de la población tiene problemas relacionados con la pobreza y la desnutrición y otra tiene problemas relacionados con la abundancia, estilos de vida más sedentarios y exceso de consumo de energía o de ciertos alimentos.

Las implicaciones de la transición o de la coexistencia de diversas condiciones nutricionales en dos segmentos de la población presentan un serio problema de salud pública para estos países. Es importante que se consideren políticas apropiadas de agricultura, salud pública y otras, para poder mitigar o inclusive combatir los efectos adversos de estos cambios.

Sorprende que en el Reino Unido entre 1942 y 1947, cuando se impuso un racionamiento muy estricto como resultado de la segunda guerra mundial, los ingleses estuvieron en esa época mejor nutridos que antes o después. En todas las familias hubo restricciones graves, relacionadas de modo especial con las cantidades de carne, mantequilla, huevos, grasas comestibles y otros alimentos de origen animal en sus dietas.

No se racionaron las frutas ni las hortalizas. El racionamiento se aplicó a los ricos y a los pobres, y su implantación se considera que fue bastante justa. Los ricos ciertamente disminuyeron el consumo de alimentos de origen animal y los pobres recibieron su justa participación.

Ambos grupos de la población se beneficiaron nutricionalmente. Inclusive las tasas de mortalidad por causa de la diabetes se redujeron de modo considerable. El racionamiento de los alimentos no se sugiere como una estrategia en tiempos normales. Sin embargo, la experiencia británica hace ver que un consumo más equitativo de ciertos alimentos puede ser nutricionalmente benéfico para ambos segmentos de la población, pues reduce la desnutrición y la sobrenutrición.

Se reconoce que un excesivo consumo de energía, ciertas grasas, colesterol, alcohol y sodio (sobre todo la sal) y un consumo bajo de frutas, hortalizas y fibras, junto con estilos de vida sedentarios, contribuyen en forma importante al aumento en la incidencia de enfermedades crónicas de los segmentos más pudientes en la mayoría de comunidades del mundo.

  • Estos cuadros se describen con frecuencia como enfermedades nutricionales de la abundancia, descripción fácil que lleva a equívocos.
  • Otros factores, distintos a los ingresos, influyen en los cambios de la incidencia de estas enfermedades, y en países mucho más prósperos, son los pobres los que más las sufren.

Este capítulo suministra una breve discusión sobre las causas, manifestaciones y prevención de algunas de las más importantes enfermedades crónicas que se asocian con la nutrición:

enfermedad cardíaca arterioesclerótica; hipertensión o presión arterial elevada; diabetes mellitus; cáncer; osteoporosis; otras condiciones.

En algunas de estas enfermedades la causa es claramente alimentaria; en otras, la dieta puede contribuir en forma importante a la causa o al tratamiento; y en otras, la relación con la dieta se sospecha pero no se ha comprobado. Estas enfermedades tan importantes y sus implicaciones nutricionales se describen en detalle en los principales textos de nutrición y medicina que se utilizan en las naciones industriales del Norte.

  1. Debido a que el propósito de este libro es principalmente ayudar a los países en desarrollo con respecto de sus problemas nutricionales importantes, aquí sólo se da una atención menor a estas enfermedades crónicas.
  2. A los lectores que deseen mayor información sobre estas condiciones se les aconseja referirse a otras publicaciones, especialmente a los principales textos de nutrición, como algunos de los que se incluyen en la Bibliografía.

ENFERMEDAD ARTERIOSCLERÓTICA DEL CORAZÓN La enfermedad coronaria del corazón causada por arteriosclerosis es una de las causas principales de muerte en casi todas las naciones industrializadas de EE.UU. y Europa. Más de medio millón de personas mueren de enfermedad arteriosclerótica del corazón en los Estados Unidos cada año.

El autor del presente texto, durante el trabajo en tres hospitales rurales diferentes en la República Unida de Tanzania en la década de 1960, no observó un solo caso de trombosis coronaria en pacientes africanos. La enfermedad arteriosclerótica se asocia con muchos factores de riesgo que parecen ser comunes en hombres de edades mediana y avanzada, y en mujeres postmenopáusicas que viven en países industrializados; pero se consideran menos comunes en ciertos países con sociedades rurales tradicionales.

La situación está en proceso de cambio, sin embargo, la enfermedad coronaria y el accidente cerebrovascular se convierten en causas importantes de mortalidad en muchos países asiáticos y latinoamericanos. Causas La causa real de la arteriosclerosis y la trombosis coronaria, no se conoce con exactitud.

Hipertensión o presión arterial elevada, que se suma al riesgo de arteriosclerosis seria y trombosis coronaria (así como al accidente cerebrovascular). Lípidos séricos elevados (niveles altos de colesterol sérico y niveles bajos de lipoproteína de alta densidad) que están asociados con arteriosclerosis. El tabaquismo es un factor de riesgo importante; varios estudios han demostrado un notorio aumento de trombosis coronaria y otras manifestaciones de arteriosclerosis en fumadores, en comparación con los que no lo son. Diabetes mellitus, es ampliamente reconocida como factor de riesgo de arteriosclerosis. Los niveles hormonales tienen un papel. Existe poca duda que hasta los 45 años las mujeres están en un riesgo mucho menor de arteriosclerosis y trombosis coronaria que los varones, pero después de la menopausia, las diferencias son menores o desaparecen. Aunque no se ha demostrado, el estrógeno parece proteger de enfermedad coronaria del corazón y la testosterona puede aumentar el riesgo. La falta de ejercicio es un factor importante. La gente sedentaria tiene mayor probabilidad de sufrir arteriosclerosis que las personas activas. Una predisposición genética para la enfermedad es una posibilidad; ciertas personas parecen estar en mayor riesgo, quizá debido a efectos genéticos o a una tendencia familiar.

De todas las causas o factores de riesgo que se pueden manejar en forma real para reducir la arteriosclerosis, hay que destacar los factores nutricionales y el tabaquismo. En experimentos con animales de laboratorio, la manipulación dietética ha sido la forma más fácil de estimular la arteriosclerosis.

  1. Los niveles medios de lípidos en sangre y colesterol sérico en los seres humanos difieren mucho entre los países con tasas altas de mortalidad por enfermedad coronaria y los que tienen tasas bajas.
  2. Las lipoproteínas se clasifican como lipoproteína de muy baja densidad (LMBD), lipoproteína de baja densidad (LBD) y lipoproteína de alta densidad (LAD).

A la LAD con frecuencia se la denomina «colesterol bueno» y a la LBD «colesterol malo». Las mayores tasas de enfermedad coronaria se encuentran asociadas con los niveles altos de LBD, por lo tanto los niveles elevados de LBD indican un mayor riesgo. En contraste, la LAD puede ser protectora contra la arteriosclerosis y los niveles bajos de LAD aumentan el riesgo.

  • Una relación de LBD/LAD de más de 3,5 indica un riesgo alto.
  • Una concentración de colesterol total por debajo de 5,23 mmol/l se interpreta como riesgo bajo de enfermedad coronaria del corazón, entre 5,2 y 6,2 mmol/1 como riesgo moderado y más de 6,2 mmol/1 como riesgo alto.
  • Sin embargo, al riesgo también lo afectan otros factores, como el tabaquismo.

Prevención Se deberían tomar las siguientes precauciones y medidas dietéticas para reducir la probabilidad de sufrir una trombosis coronaria.

asegurarse que la energía obtenida de la grasa constituya menos del 30 por ciento del consumo total de energía (35 por ciento si la persona es activa) y que menos del 10 por ciento de la energía que provenga de grasa saturada; aumentar la proporción de grasa basada en grasa poliinsaturada; consumir menos de 300 mg de colesterol alimentario por día; consumir alimentos que suministren energía en cantidades apropiadas para garantizar un peso corporal deseable mientras que se mantiene un nivel de actividad física saludable; consumir menos de 10 g de sal por día (este paso probablemente ayuda a reducir la hipertensión – condición que se asocia con la arteriosclerosis – en personas susceptibles a la sal); evitar el tabaquismo; mantener un peso corporal óptimo, y si se es obeso perder peso; tratar y controlar la diabetes sí está presente; mantener la presión arterial en los límites normales.

See also:  Informacion Sobre Los Chapulines Que Se Comen?

Algunos científicos además recomiendan un consumo alto de vitaminas antioxidantes, particularmente vitamina C, betacarotenos y además vitamina E, para reducir el riesgo de arteriosclerosis y algunos tipos de cáncer. En vista de lo detallado anteriormente, una guía alimentaria práctica sería mantener el equilibrio energético y garantizar un adecuado consumo de frutas, hortalizas, legumbres y granos.

  1. En los últimos años, varios países industrializados han informado que las muertes causadas por enfermedad coronaria disminuyeron paralelamente con los cambios alimentarios, en particular con una reducción en el consumo de ciertas grasas y aceites, y un mayor consumo de frutas, hortalizas y fibra.
  2. Los cambios se han producido, en parte porque el público ha aprendido y está más informado sobre dietas y otros factores de estilo de vida que pueden contribuir a la enfermedad del corazón, y porque la industria de alimentos ha cambiado ciertas prácticas en respuesta a la demanda de los consumidores.

Hace 30 años, la leche baja en grasa casi no se utilizaba en los Estados Unidos; hoy en día se consigue leche descremada o con 1 ó 2 por ciento de grasa, y la mayoría de los americanos consumen leche descremada o con bajo contenido de grasa en vez de leche entera.

OBESIDAD La obesidad se considera frecuentemente como una condición de la abundancia. En realidad, en las naciones ricas, como los Estados Unidos, la obesidad es frecuente, mientras en la mayoría de los países pobres de África y Asia es mucho más escasa. Sin embargo, la obesidad o el sobrepeso son comunes en adultos y niños, incluso entre los pobres de algunos países no industrializados, sobre todo en naciones de ingresos medios.

En varios países del Caribe, más de 20 por ciento de las mujeres se clasifican como obesas. A la obesidad, en particular la obesidad grave, se asocian altos riesgos de enfermedad coronaria, diabetes, hipertensión, eclampsia durante el embarazo, problemas ortopédicos y otras enfermedades.

La obesidad se ha asociado con mortalidad excesiva. Causas Cuando por un período prolongado se ingiere más energía alimentaria de la que se gasta por el ejercicio físico, el trabajo y el metabolismo basal, se gana peso y se presenta la obesidad. Los estudios metabólicos demuestran que las dietas con un contenido alto en grasa tienen mayor probabilidad de inducir a la acumulación de grasa corporal que las dietas altas en carbohidratos.

En este aspecto, no es evidente que los azúcares simples difieran de los azúcares complejos. Un alto consumo de grasa dietética se asocia positivamente con los índices de obesidad. La obesidad rara vez se debe sólo a una disfunción endocrina (glandular).

  • Una cantidad muy pequeña de consumo de energía alimenticia por encima de los gastos de energía es suficiente para conducir a la obesidad en unos años.
  • El consumo de 100 kcal por encima de las requeridas por día (una tajada de pan y mantequilla, 100 g de papilla de maíz, 200 g de cerveza, 26 g o un poco más que dos cucharadas de azúcar) llevarían a ganar 3 kg por año, o 15 kg en un período de cinco años.

Aunque la obesidad se debe a un desequilibrio entre el consumo calórico y el gasto de energía, otras causas subyacentes – una condición metabólica, desórdenes endocrinos o factores genéticos – también pueden influir. Entre las personas pudientes, la obesidad se debe en parte a la tendencia a hacer menos ejercicio y menor trabajo físico enérgico que las personas menos ricas.

Los campesinos pobres que trabajan en agricultura y caminan largas distancias, queman una gran cantidad de energía debido a su alto grado de ejercicio. Cuando la gente rural se muda a las áreas urbanas y llega a ser más próspera, sus necesidades de energía son menores al no realizar trabajo físico pesado y pueden tener mayor acceso a alimentos, incluso comidas de alta densidad energética, que pueden contribuir a la obesidad.

La obesidad se puede convertir en un circulo vicioso, debido a que una persona obesa puede tener más problemas que otras para caminar largas distancias o para realizar trabajo físico pesado. La obesidad es tan común en los niños como en los adultos. Los niños obesos generalmente llegan a ser adultos obesos.

Los niños alimentados con biberón y fórmulas infantiles, tienen más probabilidad de ser obesos que los que se alimentan con leche materna. Manifestaciones Se ha dicho que en los Estados Unidos más del 30 por ciento de los adultos tienen por lo menos un 20 por ciento más del peso deseable y así por definición son obesos.

Es posible, sin embargo, tener sobrepeso con respecto a la estatura pero no ser obeso. Algunos atletas con gran desarrollo muscular tienen sobrepeso pero no son obesos. La acumulación de líquido en forma de edema o ascitis puede hacer que una persona tenga sobrepeso para su altura sin ser obesa.

  1. La obesidad se refiere al exceso de acumulación de grasa corporal o tejido adiposo.
  2. El sobrepeso casi siempre se estima en base al peso de la persona con respecto a su estatura, teniendo en consideración el sexo y el grupo de edad.
  3. Hay tablas que indican el porcentaje por encima del peso normal en relación con la altura.

El sobrepeso también se puede estimar mediante desviaciones estándar, o valores Z. Los cálculos de grasa subcutánea medidos por el espesor de los pliegues de la piel mediante calibradores de pliegues cutáneos también se utilizan para diagnosticar la obesidad.

IMC Estado nutricional
Desnutrido
16-18,5 Posiblemente desnutrido
18,5-25 Probablemente bien nutrido
25-30 Posiblemente obeso
>30 Obeso

Recientemente se está empleando como estimador la relación del peso para la estatura denominada índice de masa corporal (IMC). El IMC se calcula así:

IMC = peso (kg) P 2, Por ejemplo, para una mujer que pesa 40 kg y tiene una estatura de 150 cm, IMC = 40 P (1,5) 2 = 17,78. IMC = 65 P (1,6) 2 = 25,39.

Para una segunda mujer, que pesa 65 kg y tiene una estatura de 160 cm, Frecuentemente se utiliza para valorar el estado nutricional (véase el Cuadro 31). Por lo tanto, en los ejemplos anteriores, la primera mujer posiblemente esté desnutrida y la segunda mujer sea obesa.

  1. La obesidad también algunas veces se clasifica como grado I (IMC 25 a 29,9), grado II (IMC 30 a 40) y grado III (IMC por encima de 40).
  2. Existen otras formas más complejas y costosas de medir la grasa corporal, la densidad corporal, el agua corporal y la composición corporal.
  3. Aquí se incluyen peso bajo agua, análisis de impedancia bioeléctrica y diversas medidas ultrasónicas.

Estos procedimientos no son generalmente posibles en las instituciones de salud ordinarias en los países en desarrollo. Se describen en libros de texto especializados. La actitud ante las personas gruesas o relativamente obesas varía de sociedad a sociedad y de una generación a la siguiente.

  1. En muchos países del Norte, la delgadez se considera como algo deseable para las mujeres y las muy jóvenes tienen como meta la figura de «vara delgada».
  2. En contraste con esto, en gran parte de África una mujer con sobrepeso ligero se considera más atractiva que una mujer muy delgada.
  3. En realidad, al terminar el siglo las esposas de la realeza en Uganda, por ejemplo, eran sobre todo mujeres muy obesas.

En Uganda, la percepción de los efectos consuntivos del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), que se denomina la «enfermedad de la delgadez», ha llevado a la creencia, algunas veces equivocada, que una prostituta gorda es más segura que una delgada.

Diabetes, La obesidad indudablemente contribuye a la diabetes Tipo II, conocida como diabetes no-insulino-dependiente o diabetes del adulto. La pérdida de peso puede, algunas veces, mejorar la tolerancia a la glucosa. Hipertensión y enfermedad cardiovascular, Existen muchas evidencias que indican una relación entre el exceso de peso corporal y la hipertensión de modo que la reducción de peso a menudo conduce a una reducción de la presión arterial. La obesidad aumenta la resistencia en las arterias y por lo tanto aumenta la presión arterial. También establece una carga cardíaca adicional que puede llevar a un agrandamiento del corazón. Estas condiciones pueden contribuir a la enfermedad arteriosclerótica del corazón, a trombosis coronaria y a insuficiencia cardíaca congestiva. Enfermedad de la vejiga, Las mujeres de edad media se encuentran especialmente con un mayor riesgo de enfermedad de la vejiga urinaria si tienen sobrepeso. Artritis, La artritis posiblemente se agrava por el exceso de peso corporal, si no es causada por él. Las articulaciones sufren al tener que sostener un peso adicional. Alteraciones psicológicas, Los puntos de vista culturales y sociales peculiares sobre la obesidad, y la percepción de cada persona con sobrepeso sobre su propia imagen corporal, determinará si las personas obesas sufren psicológicamente. Se tiene información sobre graves problemas mentales en niños y adultos obesos, más comunes en mujeres que en varones.

Control de la obesidad Debido a que el tratamiento de la obesidad es difícil y con frecuencia fracasa, es preferible prevenir el sobrepeso a tratarlo una vez desarrollado. La educación en nutrición, que empieza en los colegios, puede proporcionar a las personas información y quizá motivación para que siempre equilibren el consumo con el gasto de energía.

Mantener un alto grado de actividad es útil. En países en desarrollo, sobre todo en las áreas rurales, no es necesario instituir programas de trote o ejercicios aeróbicos. Más bien es importante evaluar el trabajo físico e invitar a todas las personas de todas las edades a realizar una cantidad apropiada de trabajo físico, ya sea labores en el campo, cortar madera para el hogar o realizar una actividad de servicio público; caminar donde sea factible en vez de utilizar un medio de transporte alterno o viajes de corta distancia, y si se desea y es factible, realizar algún deporte.

Algunos profesionales de la salud recomiendan que el tratamiento se justifica sólo para las obesidades grado II y III. La gente con IMC entre 25 y 29,9, sí se mantiene en ese rango, no tendrá un mayor riesgo de enfermedad o disminución de la expectativa de vida.

Sin embargo, todas las personas obesas han pasado a través del grado I para llegar a los grados II y III. Por lo tanto, las personas en el grado I no necesitan un tratamiento muy activo, pero sí requieren prevención; estas personas deben tomar medidas para no llegar a ser más obesas. La única forma lógica de tratar la obesidad es reducir el consumo de energía y aumentar su gasto.

El consumo de energía se puede disminuir si se reduce el tamaño de las raciones en cada comida; el gasto de energía se puede aumentar, al elevar la cantidad de ejercicio que se hace. Sin embargo, por simple que parezca, mantener a largo plazo el peso reducido es muy difícil para las personas que han sido obesas.

Estudios recientes sugieren que el equilibrio energético se mantiene, en condiciones normales de vida, sí se logra un equilibrio entre el consumo y la oxidación para cada uno de los macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas). En el caso de proteínas y carbohidratos, la oxidación normalmente se iguala al consumo.

Por lo tanto, las fluctuaciones en el equilibrio energético se rigen de modo especial por variaciones en el equilibrio de las grasas. En el contexto de reducción de peso quiere decir que para inducir un balance negativo de grasa, la oxidación diaria de grasa debe exceder su consumo diario.

  1. El ejercicio regular y prolongado y una reducción en el consumo de grasa resultaría por consiguiente una pérdida importante de peso y de grasa.
  2. Al final, el cuerpo alcanza un nuevo equilibrio de grasa con la reducción de la masa de grasa corporal.
  3. Por consiguiente, la mejor forma de bajar el consumo energético de la dieta en la reducción de peso, es bajar el consumo de grasa y aumentar el de hortalizas y frutas.

No existe un tratamiento profiláctico que pueda por sí mismo inducir a la pérdida de peso. El uso de anfetaminas, extractos de la tiroides y otras drogas en el manejo de la obesidad, está en general desaprobado y lo debe supervisar cuidadosamente un médico con experiencia.

  1. Asimismo, la mayoría de las dietas de rápida reducción, que son bastante promocionadas, inclusive algunas que son promovidas por los mismos médicos, se ha visto que son ineficaces y algunas veces hasta peligrosas.
  2. PRESIÓN ARTERIAL ALTA O HIPERTENSIÓN La hipertensión es una condición muy común en la mayoría de los países industrializados y con una prevalencia variada en los países en desarrollo.

En América del Norte y Europa occidental, alrededor del 25 por ciento de las personas de más de 55 años de edad tienen presión arterial alta. Las tasas de hipertensión en el Japón son mayores. La presión arterial alta se asocia con una incidencia mayor de accidentes cerebrovasculares y enfermedad coronaria.

Estas condiciones son las principales causas de muerte en países industrializados y ahora además están adquiriendo importancia en los países en desarrollo, sobre todo en los países emergentes de Asia y América Latina, y en las personas pudientes y occidentalizadas de los países pobres en desarrollo, incluso los de África.

El tipo más común de hipertensión arterial se denomina hipertensión esencial; se distingue de la hipertensión que es secundaria a una condición patológica. La presión arterial se mide con un esfigmomanómetro, que da dos lecturas, la sistólica (la más alta) y la diastólica.

  1. La medición se hace en milímetros de mercurio.
  2. Una lectura normal es alrededor de 120/80 mm.
  3. El límite superior normal es aproximadamente 140/90 mm en adultos.
  4. Una lectura sistólica un poco más alta en personas mayores no es motivo de preocupación grave pero no es normal.
  5. Causas La causa verdadera de la hipertensión esencial no se conoce, pero la obesidad y los factores psicológicos son dos de los factores de riesgo importantes.

Es probable que los factores genéticos predispongan a ciertas personas a la hipertensión. El principal factor dietético que se relaciona con la hipertensión esencial es el consumo de sodio, aunque quizá es un factor sólo en los que tienen una sensibilidad a la sal genéticamente determinada.

  • Este tema no se ha resuelto en forma definitiva.
  • Como en la actualidad no hay un marcador genético confiable para identificar las personas expuestas a riesgo, casi todas las recomendaciones de salud pública indican que es prudente limitar la ingesta de sal.
  • Aunque variaciones extremas en el consumo de sodio se asocian con diferencias en la presión arterial, no existen datos aleatorios prospectivos que apoyen la creencia, ampliamente difundida, que la restricción del consumo de sal en personas normotensas (o sea, en personas con presión normal para su grupo de edad y comunidad) prevenga una aparición posterior de la hipertensión.

La mayoría de la gente obtiene gran parte de su sodio de la sal o cloruro de sodio, que se puede agregar durante la cocción, en la mesa o en el procesamiento (como en pescado enlatado, jamón o galletas saladas). Sin embargo, en algunas sociedades asiáticas, el glutamato monosódico que usualmente se usa como condimento, puede ser la principal fuente de sodio.

  1. También se recibe sodio de medicamentos sencillos como la aspirina o ciertos antiácidos.
  2. No es raro que las personas consuman más de 50 gramos de sal por día, que es cinco veces más de lo necesario o recomendado.
  3. Manifestaciones La hipertensión esencial puede estar presente por largo tiempo y la presión arterial ser bastante alta y asintomática, antes que surjan complicaciones adversas.

Sin embargo, muchos síntomas son informados a menudo por los hipertensos, incluyendo dolor de cabeza, cansancio y mareo. Estos síntomas pueden además tener otras causas. Las complicaciones incluyen enfermedad arteriosclerótica del corazón, insuficiencia cerebrovascular que puede llevar a hemorragia cerebral y estrechez o trombosis de vasos sanguíneos del cerebro (que se denomina con frecuencia apoplejía); falla renal y problemas oftalmológicos como hemorragia de la retina.

La gravedad de la hipertensión se estima habitualmente por el nivel de la presión arterial y principalmente en cuanto la presión diastólica excede los niveles normales. La observación de la retina o el fondo del ojo mediante un oftalmoscopio, es también útil. Un examinador experimentado puede ver los vasos de la retina y el disco óptico y clasificar el grado de cambios relacionados con la gravedad de la enfermedad.

Control La disminución del consumo de sal en los hipertensos, frecuentemente redundará en descenso de la presión arterial. Algunas veces la reducción de sal es el único tratamiento necesario. Otros factores nutricionales en la hipertensión y accidentes cerebro-vasculares son la obesidad y el alcoholismo.

Es evidente que la presión arterial en personas con sobrepeso frecuentemente baja al reducir el peso corporal. En general, los vegetarianos tienen una presión arterial menor que los no vegetarianos. La hipertensión que no responde a los regímenes dietéticos o a la pérdida de peso puede necesitar medicamentos específicos.

Éstos se describen en los textos de medicina. DIABETES MELITUS La diabetes melitus es un desorden metabólico crónico en el que los niveles de glucosa sérica son altos debido a una carencia o disminución en la efectividad de la insulina. La enfermedad no es curable, y puede llevar a una variedad de complicaciones, algunas de ellas graves.

Tipo 1 o diabetes insulino dependiente, que se denomina también diabetes juvenil porque no es raro que empiece temprano en la vida, comúnmente alrededor de los 8 a los 14 años; Tipo 2 o diabetes no insulino dependiente, que es mucho más común y que casi siempre empieza a una edad más avanzada.

Causas y prevalencia Durante mucho tiempo se ha sabido que la diabetes se presenta en forma familiar y que por lo tanto, existe un compromiso de factores genéticos. Además las familias, por lo general, comparten un entorno, comen alimentos similares y tienen un patrón común de actividades.

  1. Los factores dietéticos y el patrón de actividad tienen un papel; en la diabetes Tipo 2 la obesidad es un precursor frecuente.
  2. Los diabéticos obesos que pierden peso mejoran su condición.
  3. No se ha constatado que los grandes consumos de azúcar aumenten la probabilidad de la diabetes o que las dietas altas en fibra y carbohidratos complejos reduzcan la probabilidad de la diabetes, excepto porque desplazan la grasa en la dieta y reducen el riesgo de la obesidad.

La diabetes Tipo 1 en algunos casos parece que se asocia con infecciones virales tempranas. El informe de la Conferencia Internacional de Nutrición (FAO/OMS, 1992) sugiere que una «aparente epidemia de diabetes ataca a adultos de 30 a 62 años de edad en el mundo entero», y que la tendencia se «relaciona mucho con el estilo de vida y el cambio socioeconómico».

La tendencia compromete principalmente a los diabéticos Tipo 2 o no insulino dependientes. Para este grupo de edad los niveles de diabetes son moderados, entre 3 y 6 por ciento, en Europa y EE.UU. y en algunos países en desarrollo. Una prevalencia alta (del 10 al 20 por ciento) se observa en algunas sociedades urbanas de la India y China y en inmigrantes (algunas veces segunda o tercera generación) del continente hindú que se han establecido en el Caribe, Fiji, Mauricio, Singapur y Sudáfrica.

La diabetes es poco común en muchas comunidades en el mundo en desarrollo donde se mantienen las dietas y los patrones de actividad tradicionales. No está absolutamente claro porque grupos particulares de emigrantes u otros que cambian sus estilos de vida de tradicionales a sedentarios parecen estar a riesgo de contraer la diabetes.

  1. Sin embargo, es probable que los cambios dietéticos, que algunas veces incluyen un exceso de consumo de alcohol, son un factor importante.
  2. Los cambios dietéticos también se acompañan de un cambio en la forma de vida, de rural a urbana, de trabajo físico pesado a una vida sedentaria y quizá de pobreza rural a una mayor abundancia.

Desde el punto de vista nutricional la diabetes se relaciona con la obesidad, con la enfermedad cardiovascular y con el alcoholismo. Manifestaciones La enfermedad se caracteriza por niveles anormalmente altos de glucosa en la sangre. No es raro que la primera evidencia de diabetes sea una prueba urinaria donde se descubre glucosa.

El diagnóstico se confirma con un nivel alto de glucosa en la sangre: ya sea una glicemia al azar por encima de 11 mmol/l (200 mg/dl) o un nivel en ayunas por encima de 7 mmol/litro (120 mg/dl). Una prueba anormal de tolerancia a la glucosa confirma aún más el diagnóstico y brinda más información. Las complicaciones incluyen, entre otras, enfermedad cardíaca arterioesclerótica, cataratas, problemas renales, impotencia sexual, anormalidades neurológicas y mala circulación, que algunas veces lleva a gangrena de las extremidades.

Tratamiento y control La meta del tratamiento es proteger la salud y evitar las complicaciones. Esto se logra tratando de mantener los niveles de glucosa sanguínea tan cerca de lo normal como sea posible, durante tanto tiempo como sea posible y al hacerlo reducir la cantidad de glucosa que se elimina por la orina.

  1. El control es en gran parte asistido por la reducción de peso en los diabéticos obesos y por medio del mantenimiento de un peso corporal saludable en todos los diabéticos.
  2. Hay tres principios cardinales en el tratamiento y control de la diabetes: disciplina, dieta y medicamentos.
  3. Los diabéticos deben organizar un estilo de vida regular y disciplinado con comidas a ciertas horas, trabajo, recreación, ejercicio y sueño.

Deben regular su consumo alimenticio para controlar la diabetes y utilizar medicamentos como recurso sólo cuando el régimen no logre controlarlo. El control exige una buena cooperación entre quien sufre la enfermedad y el trabajador de la salud que deberían tener una buena comunicación para aclarar que no existe cura para la diabetes pero que no es difícil mantenerse en una buena salud hasta la vejez.

La mayoría de la diabetes Tipo 2 se puede controlar por medio de disciplina y dieta. Muchos diabéticos jóvenes Tipo 1 y otros diabéticos Tipo 2 más graves, pueden necesitar insulina u otra terapia con medicamentos pero bajo supervisión médica. Los diabéticos de edad, con frecuencia tienen sobrepeso, y sus dietas deben ser muy rígidas para ayudarles a lograr un peso deseable.

Esto es factible pero no fácil. Existe todavía debate y desacuerdo sobre cuál es el mejor tratamiento dietético para la diabetes. Los lectores deben consultar bibliografía de nutrición o medicina interna para obtener informes detallados. Muchos médicos ahora recomiendan una dieta en la que de 55 a 65 por ciento de la energía viene de los carbohidratos, 10 a 20 por ciento de la proteína y 20 a 30 por ciento de la grasa.

La dieta debe ser mixta y variada, debe contener cereales, legumbres o raíces, frutas y hortalizas. Se aconsejan los alimentos ricos en fibra. Lo importante es recalcar que la alimentación debe ser regular. El diabético debe comer cantidades moderadas con frecuencia, y evitar las comilonas o pasar períodos muy largos sin alimentarse.

Los dietistas encuentran que es útil suministrar listas de intercambio que informen al diabético sobre grupos de alimentos o platos que contienen cantidades similares de carbohidrato, proteína, grasa y energía. Los diabéticos pueden necesitar atención especial durante enfermedades, especialmente en el caso de infecciones; durante embarazos y partos; o en caso de cirugía.

El alcohol no está totalmente prohibido, pero se debe consumir sólo en cantidades muy pequeñas. Los diabéticos deben ser conscientes de las probables complicaciones, de manera que puedan buscar un tratamiento lo antes posible. CÁNCER En los países industrializados el cáncer se encuentran entre las principales causas de muerte.

Resulta cada vez más evidente que ciertos tipos de cáncer se asocian con algunas dietas y factores antinutricionales. Como ocurre con la enfermedad coronaria, la hipertensión, la obesidad y la diabetes, la evidencia epidemiológica sugiere que algunos tipos de cáncer son menos comunes en las personas que regularmente consumen cereales, legumbres, frutas y hortalizas.

  1. Los cánceres de colon, próstata y mama, que son muy frecuentes en países industrializados, son en general mucho menos comunes en los países en desarrollo.
  2. Muchos creen que estos cánceres aumentan a medida que las dietas cambian con una disminución de frutas, hortalizas y fibra, y más cantidad de grasa.
See also:  Que Comen Las Almejas?

Ciertamente, el cáncer del colon parece estar influido por estos tipos de dietas. Por el contrario, las dietas basadas en vegetales en las que los principales alimentos son cereales no procesados, legumbres, frutas y hortalizas, parecen ser protectores contra el cáncer de colon y quizás otros tipos de cáncer.

Estas dietas tradicionales son altas en fibra, y las dietas altas en fibra aumentan el tiempo de tránsito de los alimentos del estómago hasta su excreción en las heces. La pregunta sigue abierta sobre si la vitamina C, la vitamina E y el beta caroteno (vitaminas antioxidantes) u otros compuestos no nutrientes, de las frutas y hortalizas son protectores contra estos u otros tipos de cáncer, incluyendo los del aparato gastrointestinal.

Un alto consumo de alcohol parece resultar en mayores tasas de cáncer de hígado y estómago. Las madres que lactan a sus hijos parecen presentar menores tasas de cáncer de mama que las que no han amamantado. En algunos países en desarrollo, especialmente en África y el sudeste asiático, el cáncer primario de hígado es mucho más común que en los países industrializados del Norte.

  1. En algunos países africanos, este tipo de cáncer, también denominado hepatoma, es el más común.
  2. La investigación ahora demuestra que las altas tasas de prevalencia son el resultado de hepatitis previa en la vida, causada por el virus de hepatitis B.
  3. Algunos cánceres hepáticos, al igual que algunas otras enfermedades hepáticas, se pueden relacionar con el consumo de hepatotoxinas (toxinas para el hígado) en los alimentos.

La que más comúnmente se menciona es la aflatoxina. OSTEOPOROSIS La osteoporosis es una enfermedad crónica, muy común ahora en las personas mayores, sobre todo mujeres, en los países industrializados. La enfermedad se caracteriza por excesiva desmineralización de los huesos.

  • En general, la reducción en el contenido de calcio de los huesos se ha considerado como un proceso normal de envejecimiento.
  • Sin embargo, la pérdida de densidad ósea en las mujeres postmenopáusicas de los países industrializados es particularmente acelerada.
  • La osteoporosis aumenta en buena parte el riesgo de fracturas, aún por caídas o traumas menores.

Las fracturas del cuello del fémur (cerca de la articulación de la cadera) son casi epidémicas en las mujeres ancianas de EE.UU. y Europa; además, estas personas tienen con mucha frecuencia fracturas en las vértebras. La estatura disminuye, las espaldas se doblan y hay dolores muy fuertes.

La causa de la osteoporosis no se conoce. Casi con certeza, en las mujeres después de la menopausia, se debe en parte a niveles menores de hormonas (como el estrógeno) y a que hacen menos ejercicio. Algunos consideran que el bajo consumo de calcio tiene un papel importante y muchos millones de personas toman calcio medicinal porque creen que reducirán el riesgo de sufrir osteoporosis.

Sin embargo, el consumo dietético de calcio es mucho mayor en EE.UU. donde la prevalencia de osteoporosis es más alta que en muchos otros países de Asia y África, donde la osteoporosis es poco común. Un consumo alto de proteína aumenta la necesidad de calcio, por lo tanto las personas que consumen dietas altas en proteína tienen mayores necesidades de calcio.

Existe alguna evidencia de que al aumentar el consumo de flúor se ayuda a mantener la densidad ósea, y el flúor se ensayó en el pasado para tratar la osteoporosis, pero ahora no se recomienda tanto. Muchas mujeres en los países industrializados ahora toman estrógenos después de la menopausia y esto quizá reduce la desmineralización que lleva a la osteoporosis.

El ejercicio regular relativamente extenuante además reduce la pérdida de masa ósea. Las mujeres rurales de África, Asia y América Latina, quienes habitualmente trabajan en el campo, transportan leña y agua, caminan largas distancias al mercado y en general son bastante activas, cumplen con los requisitos para disminuir la probabilidad de osteoporosis.

Los seres humanos inmovilizados, ya sean individuos con fracturas destinados a guardar o los astronautas en el espacio, pierden definitivamente calcio de sus huesos. En EE.UU. y Europa el aumento en el consumo de calcio puede reducir la probabilidad de desarrollar osteoporosis. En Estados Unidos y en el Reino Unido, la leche aporta de 30 a 50 por ciento del calcio dietético consumido.

La leche entera, si se consume en las cantidades que con frecuencia se recomiendan para prevenir la osteoporosis, además aumentará apreciablemente la posibilidad de niveles no saludables de consumo de grasa total, grasa saturada y energía. En general se recomienda utilizar suplementos de calcio.

  • Recientes experimentos en seres humanos demuestran que el tratamiento con hormonas paratiroideas puede ser efectivo en algunos casos de osteoporosis.
  • OTRAS ENFERMEDADES CRÓNICAS CON IMPLICACIONES NUTRICIONALES Las caries de los dientes, o caries dentales, es la enfermedad más común en los seres humanos del mundo entero.

Esta condición y el papel de la dieta en su etiología se describen con detalle en el Capítulo 21. El consumo excesivo de alcohol, que puede ser esporádico o alcoholismo con una dependencia crónica o adicción al alcohol, son problemas comunes en muchos países del Norte y el Sur.

  1. El alcohol aporta energía (aproximadamente 7 kcal por gramo de etanol) y en una persona que mantiene un peso óptimo, la energía del alcohol puede reducir el consumo de alimentos en 30, 50 o incluso hasta el 70 por ciento.
  2. Una persona que apenas consume un 50 por ciento de los alimentos de otra persona de la misma edad y peso, recibe sólo la mitad de los minerales y vitaminas esenciales que suministra una dieta normal.

Por lo tanto, en los alcohólicos son comunes las condiciones y enfermedades por carencias. Una enfermedad grave, el síndrome de Wernicke-Korsakoff, debido a carencia de tiamina, es común en los alcohólicos (véase el Capítulo 16). Los alcohólicos a menudo desarrollan cirrosis hepática que casi siempre progresiva hasta provocar la muerte de quien la sufre.

La adicción crónica al alcohol puede llevar a graves consecuencias familiares y sociales, y éstas a su vez pueden tener implicaciones nutricionales. El dinero que se podría gastar en la compra de alimentos o para cubrir necesidades básicas de la familia se gasta en alcohol. Una esposa o un padre alcohólicos puede ser una esposa o padre malos y pueden tener dificultades cada vez mayores para obtener el sustento de la familia.

El alcoholismo causa muchos problemas en la sociedad, incluso, por ejemplo, muertes por accidentes de tránsito y aumento de la violencia. No hay pruebas de que el consumo moderado de alcohol sea dañino, siempre y cuando sea discreto. Inclusive se ha comprobado que un vaso de vino tinto con la comida principal, como parte de la «dieta mediterránea», puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Otros cuadros crónicos que tienen implicaciones nutricionales incluyen enfermedades de los riñones y del sistema urinario; del aparato gastrointestinal, donde se incluyen estómago; vesícula e hígado. Estas enfermedades se describen en textos médicos. PROBLEMAS NUTRICIONALES DE LA POBREZA Y LA OPULENCIA – UN CONTRASTE Como se menciona en varios capítulos de la presente publicación, muchas de las principales enfermedades causadas por deficiencia nutricional que predominan en los países en desarrollo se asocian con falta de seguridad alimentaria, pobreza, enfermedades infecciosas, atención insuficiente y factores relativos a los mismos.

Se ha podido demostrar claramente que el así llamado desarrollo económico, en especial el que va de la mano con el alivio de la pobreza, lleva rápidamente a importantes reducciones en la desnutrición y las infecciones. Ejemplos de países donde esto ha sucedido son: Costa Rica y Cuba en América Latina; Malasia y Tailandia en Asia y Mauricio en África.

Las principales reducciones en malnutrición, en prevalencia de enfermedades transmisibles y en mortalidad infantil son probablemente el resultado de mejor educación y reducción del analfabetismo, de más seguridad alimentaria en el hogar y una mejor higiene y suministro de agua potable y un mayor acceso a servicios de salud razonablemente buenos.

En la mayoría de los países, a medida que se reducen las tasas de malnutrición proteinoenergética y de infecciones como la gastroenteritis y el parasitismo intestinal, aumenta a menudo la incidencia de enfermedad arteriosclerótica del corazón, obesidad, ciertos tipos de cáncer, diabetes y accidentes cerebrovasculares.

Se hace con frecuencia evidente el cambio del perfil de salud, primero en los grupos más ricos y urbanos y luego en la población rural. En general no hay estadísticas confiables sobre morbilidad, pero en muchos países se publican datos sobre mortalidad. Estos datos demuestran claramente que en los países en desarrollo en mejor situación, las muertes a causa de infecciones y la malnutrición han declinado bastante y las tasas de mortalidad infantil han mejorado de modo significativo.

Sin embargo, las tasas de mortalidad en las llamadas «enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta» aumentaron en estas naciones. Estas enfermedades incluyen neoplasmas malignos, diabetes, obesidad, enfermedades del sistema circulatorio (menos la fiebre reumática), enfermedad hepática crónica y cirrosis, colelitiasis y colecistitis.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó estadísticas para 42 países con buenos datos de mortalidad para los años 1991 a 1992 (OMS, 1993d), que muestran cómo en algunos países industrializados, por ejemplo Australia, Japón, el Reino Unido y los Estados Unidos, las tasas de mortalidad por estas causas disminuyeron de 1960 a 1990, mientras que en países en desarrollo en mejor situación, como Ecuador, Mauricio y Tailandia, las tasas de mortalidad por estas causas aumentaron notablemente en el mismo período.

En muchos de los países en desarrollo de nivel intermedio, las tasas de mortalidad por estas enfermedades, en personas de 45 a 54 años de edad, fueron muy semejantes a las de los países industrializados para el período 1985 a 1989. Es probable que la significante reducción en estas últimas naciones se deba a esfuerzos educativos y mensajes de salud pública que influyen en la gente para reducir el consumo alimentario de componentes dietéticos dañinos y para modificar los comportamientos que aumentan el riesgo de muerte a causa de estos desórdenes.

En realidad, los cambios de comportamiento no nutricional, como por ejemplo la disminución del tabaquismo, también contribuyen a estas reducciones. El cambio alimentario que se considera generalmente más importante es la reducción del consumo de ciertas grasas. El aumento de las enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta, en países de rápido crecimiento, probablemente afecta primero y en mayor grado a la gente pudiente, a menudo personas productivas, bien educadas y con cargos importantes en los sectores públicos y privados.

Estas enfermedades pueden luego reducir la productividad de estos individuos y su tratamiento puede además empezar a absorber un segmento cada vez mayor del presupuesto de salud. El reto para los nutricionistas y otros trabajadores de salud es ayudar a los países en desarrollo a evitar la transición de una alta prevalencia de infecciones evitables y de desnutrición, a tasas mayores de enfermedades crónicas de la riqueza, que son parcialmente evitables.

  1. Los países en desarrollo, sobre todo los que se industrializan con rapidez y tienen un alto aumento en los ingresos, tienen la posibilidad de tomar medidas antes que aumenten tales enfermedades.
  2. Este es un reto que debe tomarse y que no se debe ignorar.
  3. Quizá las medidas para reducir el tabaquismo son inclusive más importantes que las que se toman para prevenir los cambios dañinos en el consumo alimentario, pero las acciones para prevenir las prácticas dietéticas dañinas merecen prioridad.

China es un país que por lo menos considera estos problemas y toma acciones apropiadas. Su atención es particularmente importante debido a que es el país más populoso del mundo y se ha transformado en los últimos 50 años, de un país con extrema pobreza, graves carencias de alimentos y muchas muertes a causa de infecciones, a una nación con una economía pujante, seguridad alimentaria y servicios de salud que han controlado muchas infecciones evitables.

El gobierno chino tiene mucho más control sobre sus ciudadanos que el que tienen muchos otros gobiernos, y podría dar los pasos requeridos para reducir las tasas ya crecientes de enfermedades relacionadas con la nutrición y con el tabaquismo crónico. Al hacerlo, China podría establecer un ejemplo para otros países.

En la mitad de la década de 1990, la atención se focaliza en la enfermedad cardiovascular que toma auge en los países de Europa oriental y la ex-Unión Soviética. La incidencia creciente de enfermedades crónicas en los países en desarrollo merece atención.

GUÍAS ALIMENTARIAS Una guía alimentaria puede tener varios propósitos. Puede servir para definir prioridades nacionales en el sector de la salud, o para facilitar la planificación de las economías nacionales (metas alimentarias, objetivos dietéticos/nutricionales); o dirigirse a individuos (consumo de nutrientes recomendados, guías alimentarias).

Todas estas formas de orientación tienen en común el propósito de ayudar a las poblaciones a lograr un estado de nutrición óptimo, conducente a una buena salud. Como los seres humanos en todas partes tienen necesidades nutricionales bastante semejantes en relación con su edad, sexo y tamaño corporal, la orientación nutricional se puede preparar hasta cierto punto con una perspectiva global.

  1. Las estrategias para lograr las metas nutricionales, sin embargo, varían de una población a otra y deben tener en cuenta el entorno biológico y físico de la población, así como los factores económicos y socioculturales sobresalientes.
  2. Estos aspectos se deben reflejar en las guías alimentarias.
  3. Las guías alimentarias son un conjunto de enunciados que orientan y suministran principios y criterios sobre prácticas alimentarias positivas para promover el bienestar nutricional de la población en general.

Tienen como propósito que se utilicen por los individuos. Las guías alimentarias se basan sobre todo en las necesidades nutricionales y el conocimiento científico actual y además, en forma indirecta pero firme, sobre los tipos de enfermedades relacionadas con la dieta predominantes en la sociedad.

  • Las pautas toman en cuenta el patrón alimentario acostumbrado e indican las modificaciones que se deben establecer para contribuir a la reducción de estas enfermedades.
  • Representan la forma práctica de alcanzar las metas globales nutricionales para una población.
  • Hasta hace poco, las guías alimentarias se expresaban en términos técnicos nutricionales.

Ahora, sin embargo, las guías alimentarias que se basan en grupos de alimentos y que enuncian los principios de una buena práctica de alimentación, son cada vez más comunes. Donde no se pueden expresar totalmente en términos de alimentos, están escritas en lenguaje corriente.

  1. Estas pautas evitan en lo posible utilizar términos técnicos de la ciencia de la nutrición.
  2. Las guías alimentarias con base en los alimentos varían entre los diversos grupos de población.
  3. Por lo tanto, es importante reconocer que en cada región o país puede existir más de un patrón de alimentación saludable, y por lo tanto desarrollar estrategias con base en los alimentos que sean apropiadas para la comarca local.

Los alimentos y la dieta no son los únicos componentes de un estilo de vicia saludable. Por lo tanto, las organizaciones que desarrollan guías alimentarias están cada vez más dispuestas a integrar mensajes relacionados con la alimentación, junto con otras políticas relacionadas con la salud (como tabaquismo, actividad física, consumo de alcohol).

los problemas de salud pública deben determinar la dirección y la relevancia de las guías alimentarias; las guías alimentarias se deben abordar en un contexto socio cultural específico y por lo tanto necesitan reflejar los factores sociales, económicos, agrícolas y ambientales más importantes, que afectan la disponibilidad de los alimentos y los patrones de alimentación; las guías alimentarias necesitan reflejar los patrones alimentarios en vez de metas cuantitativas; las guías alimentarias necesitan ser positivas y deben estimular el placer de ingerir alimentos apropiados; los diversos patrones alimentarios pueden ser compatibles con una buena salud.

Para tratar en mejor forma los asuntos de consumo óptimo de nutrientes para el desarrollo de guías alimentarias basadas en los alimentos, la reciente Consulta de la FAO/OMS sobre Preparación y Uso de Guías Alimentarias Basadas en Alimentos (1995) promovió el concepto de densidad de nutrientes aplicada a la alimentación total – es decir, la cantidad de nutrientes esenciales suministrada por 1 000 kcal de energía provista por la dieta – como alternativa al enfoque tradicional de raciones dietéticas recomendadas para nutrientes específicos.

  1. La densidad de nutrientes de referencia, para nutrientes seleccionados, se presenta en el Anexo 4, con implicaciones importantes de salud pública al utilizar este enfoque en el desarrollo y la evaluación de guías alimentarias.
  2. APROVECHE AL MÁXIMO SUS ALIMENTOS UNA INICIATIVA DE LA FAO PARA PROMOVER EL DESARROLLO DE GUÍAS ALIMENTARIAS PRÁCTICAS La FAO recientemente ha producido una serie de materiales educativos sobre nutrición que se basan en las consideraciones anteriormente mencionadas y pueden facilitar el desarrollo de guías alimentarias prácticas.

El paquete, titulado Aproveche al máximo sus alimentos se basa en reconocer que el alimento tiene un valor y una importancia más allá del suministro de nutrientes. El comer se encuentra entre las actividades más naturales y agradables conocidas, y dentro de la sociedad el alimento, y especialmente compartir y asegurar los alimentos, tiene un considerable significado social.

El cuerpo humano es un organismo muy adaptable y una amplia gama de patrones alimentarios y consumo de alimentos puede conducir a una buena salud y bienestar nutricional. Desde una perspectiva nutricional, un determinado alimento no se requiere ni se proscribe. No existen alimentos per se buenos o malos, únicamente dietas buenas y malas. Las dietas, por sí mismas, solamente se pueden calificar como buenas o malas en relación con un número de otras variables, que van desde el estado fisiológico del individuo hasta el grado de actividad física, preferencias en el estilo de vida y condiciones ambientales. Ayudar a los consumidores a entender cuáles son estas variables y cómo se pueden modificar benéficamente es un importante objetivo de la guía alimentaria. El consumo de alimentos, excepto en situaciones extremas, es en primera instancia, una cuestión de elección y la guía alimentaria puede ser más efectiva para ayudar a las personas a tomar buenas decisiones alimenticias, mediante mensajes positivos y no obligatorios.

Cuatro mensajes de orientación alimentaria positiva La iniciativa Aproveche al máximo sus alimentos se basa en cuatro mensajes que se pueden utilizar no sólo para desarrollar guías alimentarias, sino también en programas educativos para información al público, en colegios y otros lugares de enseñanza.

El concepto y los mensajes son positivos, simples y directos. Tienen como objetivo promover patrones de consumo saludables y realistas a todos los grupos de edad y estimular la adopción de enfoques acertados y prácticos sobre alimentación y nutrición. Disfrute comiendo alimentos variados, Este mensaje incorpora dos conceptos.

El primero, es que los alimentos, el comer y la guía alimentaria necesitan considerarse en forma positiva. Esta idea es especialmente importante, dado los mensajes negativos a menudo asociados con las guías alimentarias, sobre todo en las sociedades más ricas.

  1. El segundo concepto, es que la adecuación de la dieta se debe basar en la diversidad alimentaria.
  2. Este mensaje enfatiza que el consumo de una amplia variedad de alimentos es necesario y que se pueden disfrutar todos los tipos de alimentos como parte de una dieta completa.
  3. El reconocimiento de los beneficios de las dietas mixtas y variadas es muy importante a la luz del conocimiento todavía incompleto sobre necesidades nutricionales, interacciones de nutrientes y no nutrientes, y relaciones entre alimentación y salud.

Coma lo justo para cubrir sus necesidades, Este mensaje enfatiza las necesidades nutricionales cambiantes en el ciclo de vida y cómo estas necesidades pueden ser mejor satisfechas a partir de alimentos disponibles en la localidad. Presta atención a las necesidades de energía y nutrientes durante períodos de alto riesgo (embarazo, lactancia, primeros años de vida, enfermedad, vejez) y en situaciones difíciles, por ejemplo, épocas en las que hay poca disponibilidad de alimentos.

  1. Este mensaje además, permite que se traten los problemas relacionados con el exceso de consumo y consumos dietéticos desequilibrados.
  2. Proteja la calidad e inocuidad de sus alimentos,
  3. Este concepto frecuentemente se pasa por alto por quienes brindan orientación alimentaria, aunque es de gran importancia en los países desarrollados y en desarrollo.

En muchos países en desarrollo no es raro que la desnutrición se deba a la condición pobre del agua y a la escasa higiene de los alimentos, y en todos los países el consumo de alimentos contaminados y de baja calidad es un importante riesgo para la salud.

Se deben hacer todos los esfuerzos posibles y necesarios para proteger la calidad e inocuidad de los suministros de alimentos dentro de los hogares, escuelas y otras instituciones y en la comunidad, en los centros comerciales donde se procesan y almacenan. Manténgase activo y en forma, Este mensaje enfatiza que el bienestar nutricional no es sólo cuestión de comer adecuadamente.

El cuerpo humano necesita hacer ejercicio para funcionar bien y mantenerse saludable. Muchas de las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta están íntimamente ligadas con patrones de actividad y los esfuerzos para mejorar el bienestar nutricional deben tener en cuenta este hecho.

¿Cuál es la mejor vitamina para abrir el apetito en los niños?

Vitamina A – Esta vitamina también se le conoce como retinol y es una de las más importantes para el crecimiento y la estatura de los niños. Produce calcio para nutrir los huesos y mejora el desarrollo del cuerpo. Se puede encontrar en alimentos como el brócoli, los duraznos y la leche fortificada.

¿Cuánto tiempo puede estar sin comer un niño?

Cuánto aguanta un niño sin comer ni beber – Para los más pequeños se adapta también la información dada anteriormente sobre cuánto tiempo se puede estar sin beber ni comer ; habrá que ver la salud del pequeño, la hidratación diaria que obtenga y si está expuesto a factores de desgaste físico.

Recordemos que las reservas de energía se guardan en nuestro organismo en forma de grasa, motivo por el cual también deberemos tener en cuenta el peso del pequeño. A los dos días de no consumir nutrientes, el niño o la niña puede empezar a presentar síntomas como fatiga extrema, dolor de barriga, mareos, etc.

Por eso, desde unCOMO, te aconsejamos llamar de inmediato a un pediatra si hace días que el pequeño no come. El médico te explicará qué alimentos puedes introducir poco a poco en su dieta para que no tenga problemas digiriéndolos. Puede que este artículo sobre Remedios caseros para el dolor de barriga en niños te aporte información útil.

  1. Por otro lado, cabe recordar que para gozar de una buena salud se recomienda beber de 4 a 6 vasos de agua al día (desde el año hasta los 10 años) o de 8 vasos al día (de los 11 a los 18 años).
  2. En este otro artículo sobre Cómo beber dos litros de agua al día te hablamos de los beneficios de una buena hidratación y de cómo llegar al consumo mínimo de agua diario recomendado.

Os hemos hablado de cuánto puede durar una persona sin comer solo tomando agua y cuánto tiempo se puede estar sin beber ni comer, pero si por curiosidad te preguntas cuánto aguanta una persona sin dormir, desde unCOMO te informamos que se puede llegar a los 11 días sin dormir (en casos muy extremos).

Adblock
detector