Para Que Se Comen La Placenta?

Para Que Se Comen La Placenta
¿Es seguro comerse la placenta? – Respuesta de Mary Marnach, M.D. Comer tu placenta después de dar a luz (placentofagia) puede ser perjudicial tanto para ti como para tu bebé. La placenta es un órgano intrincado que nutre al feto en crecimiento mediante el intercambio de nutrientes y oxígeno y la filtración de desechos a través del cordón umbilical.

  1. La preparación más común de la placenta (la creación de una cápsula) se realiza al vaporizar y deshidratar la placenta o al procesarla placenta cruda.
  2. También se sabe que algunas personas comen la placenta cruda, cocida o en batidos o extractos líquidos.
  3. Estas preparaciones no eliminan por completo las bacterias y virus infecciosos que podría contener la placenta.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitieron una advertencia en contra de tomar cápsulas de placenta debido a un caso en el cual un recién nacido presentó estreptococo del grupo B después de que la madre tomó píldoras de placenta que contenían estreptococo del grupo B y amamantó al bebé.

  1. Se cree que la leche materna estaba infectada por la bacteria estreptococo del grupo B que la madre contrajo al ingerir su placenta infectada.
  2. El estreptococo del grupo B puede causar enfermedades graves en los recién nacidos.
  3. Aunque algunos afirman que la placentofagia puede prevenir la depresión posparto, reducir el sangrado postparto, mejorar el estado de ánimo, la energía y el suministro de leche, y proporcionar micronutrientes importantes (como el hierro) no hay pruebas de que comer la placenta aporte beneficios a la salud.

La placentofagia puede ser perjudicial para ti y tu bebé. Si lo que buscas son maneras de mejorar tu salud después del parto, habla con tu proveedor de atención médica sobre alternativas comprobadas.

¿Qué pasa si una mujer se come su placenta?

Comerse la placenta: ¿es una buena idea? Comer tu placenta después de dar a luz (placentofagia) puede ser perjudicial tanto para ti como para tu bebé. La placenta es un órgano intrincado que nutre al feto en crecimiento mediante el intercambio de nutrientes y oxígeno y la filtración de desechos a través del cordón umbilical.

La preparación más común de la placenta (la creación de una cápsula) se realiza al vaporizar y deshidratar la placenta o al procesarla placenta cruda. También se sabe que algunas personas comen la placenta cruda, cocida o en batidos o extractos líquidos. Estas preparaciones no eliminan por completo las bacterias y virus infecciosos que podría contener la placenta.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitieron una advertencia en contra de tomar cápsulas de placenta debido a un caso en el cual un recién nacido presentó estreptococo del grupo B después de que la madre tomó píldoras de placenta que contenían estreptococo del grupo B y amamantó al bebé.

  1. Se cree que la leche materna estaba infectada por la bacteria estreptococo del grupo B que la madre contrajo al ingerir su placenta infectada.
  2. El estreptococo del grupo B puede causar enfermedades graves en los recién nacidos.
  3. Aunque algunos afirman que la placentofagia puede prevenir la depresión posparto, reducir el sangrado postparto, mejorar el estado de ánimo, la energía y el suministro de leche, y proporcionar micronutrientes importantes (como el hierro) no hay pruebas de que comer la placenta aporte beneficios a la salud.

La placentofagia puede ser perjudicial para ti y tu bebé. Si lo que buscas son maneras de mejorar tu salud después del parto, habla con tu proveedor de atención médica sobre alternativas comprobadas. Last Updated Feb 4, 2022 © 2023 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER).

¿Cuáles son los beneficios de la placenta?

La placenta, también conocida por ser un órgano, actualmente se le conoce por sus propiedades de las que hace algunos años no se sabía. – Cada vez son más las madres que optan por llevarse a casa la placenta y consumirla por sus beneficios para la salud.

La práctica se llama placentofagia y hay varias formas para prepararla y hacerla más apetecible. Algunas mujeres después del parto comen la placenta para reincorporar los nutrientes que la placenta tomo de ella durante el embarazo, esto porque la placenta representa un aporte importante tanto en aspectos físicos como emocionales.

Un elemento muy presente en la placenta es el hierro, el cual previene anemias post parto y ayuda a recuperar los nutrientes y energías luego de la excesiva pérdida de sangre. Dentro de las hormonas presentes en la placenta está la Oxitocina, también conocida como la “hormona del amor”, lo cual es la menor pérdida de sangre post parto, que además estimula la eyección de leche y produce el efecto de “enamoramiento” entre la madre y el bebé, además de disminuir la depresión post parto y beneficiando el apego.

  1. Más de la mitad de la placenta se compone de Vitamina K, que es un potente antihemorrágico que como su nombre lo indica, sirve para evitar hemorragias después del parto, ya que es una de las razones de atención más comunes.
  2. La placenta además provee energía, mejor estado de ánimo, favorece la lactancia, el apego, disminuye las depresiones post parto, etc.

Los beneficios son muchos, y hasta el momento no hay contra indicaciones y cada vez hay más personas que recurren a esta terapia.

¿Qué personas se comen la placenta?

Al parecer muchas celebridades hacen esto para mejorar el ánimo y combatir la depresión posparto. Foto/Instagram. Recientemente el cantante colombiano Camilo confesó que su esposa y madre de su hija Índigo se comió la placenta luego de dar a luz. Esto, aunque suena muy extraño para algunos, se ha convertido en una práctica algo común entre las celebridades. “Solo el 13% de víctimas del conflicto armado han sido reparadas”, según Unidad para las Víctimas Entre los hallazgos que presentó Patricia Tobón del avance de la ley Ley 1448 de 2011, ante el Congreso de la República, se puede destacar el aumento en el número de víctimas durante 2022 VER NOTA Al parecer, muchas mujeres de la farándula internacional optan por ingerir la placenta con el fin de hacerle frente a la depresión posparto, así como para supuestamente mejorar la calidad de la leche materna, debido a la cantidad de células madre que se encuentran allí. Hay déficit de intérpretes para estudiantes sordos en colegios públicos en Bogotá Padres de familia le hicieron un llamado a la Secretaría de Educación y a la Alcaldía de Bogotá para que agilice la contratación de docentes de apoyo y mediadores VER NOTA “Allá se comen la placenta, ¿verdad?”, le preguntaron al cantante, haciendo referencia a las prácticas que probablemente ocurren en algunas partes del territorio colombiano, a lo que él respondió: “A mi esposa se la encapsularon y se la comió”, sin dar detalle alguno del proceso al que recurrieron. El trofeo de la Copa Mundial Femenina estará en Colombia: estas son las fechas en las que se podría ver en Bogotá y Cali La selección Colombia clasificó al evento tras quedar subcampeonas de la Copa América Femenina que se llevó a cabo en el país VER NOTA Aunque las personas que recurren a esta práctica después del parto aseguran que los beneficios son incalculables, por el número de células madre que tiene la placenta, lo cierto es que no habría evidencia científica de tanta maravilla.

Entre los beneficios que algunos aseguran trae comerse la placenta están combatir la depresión posparto, así como tener una leche materna con más nutrientes; sin embargo, en un articulo de The New York Times se señala que la placenta contiene altos niveles de hierro y de hormonas sexuales como estradiol y progesterona.

Esas últimas producirían, contrario a lo que se cree, efectos negativos en la lactancia durante los primeros días luego del parto. En el mismo articulo, además, se habla de un caso de sepsis neonatal tras el consumo de unas de estas cápsulas contaminadas con estreptococo del grupo B, atendido por los Centros para el Control y la prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

  • Un procedimiento costoso al que no todos tienen acceso La placentofagia, como se llama este procedimiento, no es algo para todo el mundo.
  • Aunque la idea es comerse la placenta, no es algo que pueda hacerse sin mayor cuidado luego de que es expulsada por la madre.
  • La estructura que se forma al interior del útero durante el embarazo, y que tiene como propósito brindarle nutrición y oxigeno al feto, debe pasar por un proceso para poder ser ingerida.

Por eso, es algo costoso que no cualquiera podría pagar. Convertir en cápsulas una placenta, que fue la forma de consumir la estructura que utilizó la menor de los Montaner, puede costar más de 400 dólares. Según explicó el diario El Español, el procedimiento consiste en cocer, deshidratar y moler la estructura que crece dentro del útero, para que posteriormente la mujer la consuma en cápsulas.

¿Qué sabor tiene la placenta humana?

Modos de uso – El consumo de la placenta, en cualquiera de sus formas, es recomendable para toda mamá que quiera hacerlo y sienta que este sistema le hace sentido. No es necesario tener una crisis para recurrir a esta terapia, pues toda madre luego del parto requiere de una inyección de energía y nutrientes que faciliten su recuperación.

Una forma de consumir la placenta es inmediatamente después del parto, en que se ocupa 1cm cúbico fresco dentro de un batido de frutos rojos. No se percibe ningún sabor u olor, no sí sus efectos, que como cuentan algunas mamás, son evidentes, especialmente en cuanto a la inyección de energía. Las cápsulas son otra alternativa.

Se consiguen mediante un proceso de deshidratado, que no ocupa altas temperaturas, por lo que sus propiedades, vitaminas, minerales y hormonas quedan intactas. Así, se generan 120 cápsulas. El consumo depende de cada mamá, pero por lo general se recomienda ingerir 1 cápsula durante los primeros 9 días después del alumbramiento.

  1. El resto se puede guardar para eventos futuros de pérdida de sangre, depresión post parto o crisis de lactancia, entre otras.
  2. Las cápsulas tienen una durabilidad de 4 años aprox.
  3. Otra forma de uso y conservación es fabricar lo que se conoce como “tintura madre”,
  4. Ésta se consigue extrayendo los componentes activos de la placenta con un método parecido al que se ocupa con las Flores de Bach.

De esta forma se consigue elaborar un remedio homeopático hecho a la medida de cada madre. “Es tal su efectividad y duración (50 años bajo condiciones óptimas) que las tinturas madre de placenta se recomiendan, además del periodo post partos, para episodios de cambios hormonales, principalmente en la menopausia”, afirma Constanza.

¿Quién compra placenta?

Banco de Tejidos – Banc de Sang i Teixits

  • Ayuda a las personas con problemas de visión, quemaduras o úlceres
  • La placenta es un órgano excepcional que se desarrolla durante el embarazo.

En general, la placenta se rechaza después del parto. La capa más interna de la placenta es la membrana amniótica, que tiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y regenerativas. Cuando donas placenta al Banco de Tejidos, ayudas a las personas que tienen problemas de visión o a los que sufren heridas incurables con fármacos convencionales. Usos de la placenta

  • Reconstrucción y tratamiento de lesiones del ojo como úlceras, tumores u ojo seco
  • Cuidado de quemaduras, úlceras o heridas de difícil cicatrización
  • Reconstrucción en cirugía maxil·lofacial
  • Otras cirugías como ginecología, urología, torácica, etcétera

La donación de placenta es un acto voluntario, anónimo y altruista. Se destinará a cualquier enfermo que la necesite sin discriminación. ¿Qué debes hacer si quieres donar? Actualmente la donación se puede hacer en los hospitales del Vall d’Hebron, Clínic, Dr. Josep Trueta de Girona, Mútua de Terrassa y Parc Taulí. En breve se ampliará a más centros.

  1. Será necesario que le digas a tu ginecólogo que quieres donar la placenta.
  2. El equipo que te asistirá durante el parto te pedirá que firmes una autorización y te extraerá un tubo de sangre para analizarla.
  3. Una vez que haya nacido tu bebé, el equipo recogerá la placenta y la hará llegar al Banco de Tejidos para que la podamos analizar, procesar y hacer llegar a los pacientes.

¿Tienes alguna duda? Escríbenos a, Puedes donar placenta si:

  1. Eres mayor de edad
  2. Tienes unos hábitos de vida saludables
  3. No sufres enfermedad infecciosa a través de la sangre
  4. Llenas y firmas el consentimiento.,

: Banco de Tejidos – Banc de Sang i Teixits

¿Cuánto cuesta comerse la placenta?

Kim Kardashian ya compartió con orgullo que había ingerido la placenta de su segundo embarazo en píldoras, proceso de encapsulado a baja temperatura que le costó unos 250 dólares, dado que las pastillas venían en una tarro ‘monísimo’ que rezaba: “Kim, tu increíble placenta”.

  • Después, la socialité aseguró que gracias a esta práctica se sentía “mucho más energizada y sin ningún síntoma de depresión post-parto”.
  • Ahora la nueva celebrity que se ha sumado a la moda ha sido la actriz de Crepúsculo, Nikki Reed, quien compartió una imagen en Instagram de sus últimas dosis y afirmó “no estar lista para decir adiós al tratamiento”.

Práctica que le recomendó su doula, una figura actualmente controvertida que consiste en mujeres que dan su apoyo durante el embarazo, el parto y el post-parto. Aunque sin duda, el ‘pionero’ en esta tendencia fue Tom Cruise que supuestamente se comió la placenta y el cordón umbilical de su hija Suri, algo que desmentiría tiempo después.

¿Qué dice la Biblia sobre comer la placenta?

57 y la placenta que sale de entre sus piernas, y a sus hijos que dé a luz, porque a los comerá a escondidas, por carecer de todo en el sitio y en el apuro con que tu enemigo te angustiará en tus ciudades.

¿Qué se hace con la placenta en los hospitales?

Por lo general, tanto la placenta como el cordón umbilical se desechan después de parto. Si una madre decide recoger la sangre del cordón umbilical de su bebé, el equipo médico lo hará después de que nazca el bebé. Con una aguja esterilizada, extraerán la sangre del cordón umbilical y la recogerán en una bolsa.

¿Qué famoso se come la placenta de su hijo?

Detallitos suculentos (perdón por el chiste). – RUTE GODINHO | CUORE.ES – 16/06/2022 11:10 Camilo ha acudido a ‘La Resistencia’, el programa que se emite en Movistar+, para promocionar su nuevo disco, ‘De adentro pa fuera’. Hasta aquí pocas novedades, pero.

  • ¿Y si te decimos lo que contó el colombiano sobre el parto de su hija? Su mujer comió placenta, atiende.
  • Lo primero, explicarte en qué consiste esto de masticar y tragar una placenta humana: hay gente que dice que la placentofagia puede prevenir la depresión posparto y hasta mejorar el estado de ánimo de la madre.

Se habla también de la energía que da y de los nutrientes que contiene, pero no hay pruebas médicas de que esto así sea. Vale, muy bien, y qué ha pasado en el parto de Índigo, la primera hija de Camilo y Evaluna. “A mi esposa se la encapsularon y se la comió”, contó el cantante en el plató de ‘La Resistencia’.

Evaluna dio a luz en casa con la ayuda de una ‘doula’, que es una especialista en este tipo de partos fuera de un hospital. “Mi esposa dio a luz en la casa y la doula, que es la que preparó todo, nos preguntaba qué queríamos y nos ofreció toda la gama de posibilidades”, dijo Camilo. Según ha explicado, fue la doula la encargada de encapsular los trocitos de placenta que se comió la cantante y actriz venezolana Evaluna Montaner.

See also:  De Donde Obtienen Lo Que Comen Las Plantas?

Todo esto ocurrió el pasado mes de abril de 2022, cuando nació la pequeña Índigo. Y sí, a la niña Camilo y Evaluna han decidido llamarle así. Además tiene un significado.

¿Qué hacer con la placenta después de dar a luz?

Cómo conservar la placenta – Tras el alumbramiento, la placenta debe refrigerarse dentro de las primeras 4 horas tras el parto. Para conservarla, se debe colocar en un contenedor de vidrio o de cerámica, también puede usarse una doble bolsa tipo zip-lock grande, e introducirla en una nevera o conservadora con hielo.

Si la placenta va a ser procesada dentro de las siguientes 48 horas puede permanecer refrigerada, sin embargo si va a hacerse después debe entonces congelarse y luego descongelarse en la nevera desde la noche anterior al día que se escoja para procesarla. Hay mujeres que desean enterrarla o realizar cualquier otro ritual con la placenta.

En ese caso, se mantiene congelada hasta que llegue el momento.

¿Que hay dentro de la placenta?

La placenta es un órgano que se desarrolla en el útero durante el embarazo. Esta estructura provee oxígeno y nutrientes al bebé en crecimiento. También elimina los productos de desecho de la sangre del bebé. La placenta se adhiere a la pared del útero y de ella surge el cordón umbilical.

¿Cuánto pesa la placenta en kilos?

¿Adónde va el aumento de peso del embarazo? – Supongamos que tu bebé pesa entre 7 y 8 libras (unos 3 a 3,6 kilogramos). Eso explica parte del aumento de peso en el embarazo. ¿Qué hay del resto? Mira este desglose de ejemplo:

  • Mamas más grandes: de 1 a 3 libras (alrededor de 0,5 a 1,4 kilogramos)
  • Útero más grande: 2 libras (alrededor de 0,9 kilogramos)
  • Placenta: 1,5 libras (alrededor de 0,7 kilogramos)
  • Líquido amniótico: 2 libras (alrededor de 0,9 kilogramos)
  • Aumento del volumen sanguíneo: 3 a 4 libras (alrededor de 1,4 a 1,8 kilogramos)
  • Aumento del volumen de líquido: de 2 a 3 libras (alrededor de 0,9 a 1,4 kilogramos)
  • Almacenamiento de grasa: de 6 a 8 libras (alrededor de 2,7 a 3,6 kilogramos)

¿Qué siente el bebé cuando la madre tiene hambre?

Estar embarazada es un cambio enorme y muy bello en las mujeres, por lo que es muy importante mantener los cuidados esenciales para el bebé y ella misma. Uno de estos cuidados incluye la alimentación, ya que es una base fundamental para el desarrollo del bebé. Actualmente se no se sabe exactamente qué siente el bebé en el útero materno, La alimentación es uno de los eventos más importantes tanto para la madre como para el feto, ya que se crea una conexión entre lo que la madre piensa y el feto siente. Para comprender un poco más este tema es importante saber que el líquido amniótico actúa como elemento de vinculación entre la vida intrauterina y la leche en la vida postnatal.

  1. Las sensaciones generadas en el feto son el resultado de lo que huele y degusta en el líquido amniótico, según los alimentos y sustancias que consume la madre, y que serán los que también impregnarán la leche materna.
  2. Estas sensaciones tienen efectos en la frecuencia cardiaca y en los movimientos fetales.

Una vez que el feto suma las semanas de vida, sus sentidos comienzan a madurar, lo que le permite poder percibir los olores y sabores. A pesar de no saber al 100% lo que el bebé percibe mientras está en el vientre de la madre, se sabe que al nacer él ya tiene los cinco sentidos desarrollados, por lo que se entiende que estos fueron desarrollados al estar dentro del vientre.

  1. A partir del segundo mes de desarrollo, cuando su boca está completamente formada, se puede observar que chupetea o succiona con atención y constantemente, además de tragar el líquido amniótico (fluido líquido que rodea al embrión).
  2. Después de un mes tomando en cuenta los dos meses anteriores, parece ser que el sentido del gusto está muy desarrollado, por lo que si percibe un sabor dulce en el líquido amniótico, deglute de forma acelerada y si, por el contrario, lo que siente es amargo, deja de hacerlo.

Dependiendo de las sustancias que contenga el líquido, será el resultado de las sensaciones que el bebé perciba. Además del sabor, el olfato también es un sentido importante para la supervivencia del bebé. Al igual que en el proceso mencionado anteriormente del sabor, también se familiariza con los olores que proceden de los alimentos que consume la madre. La placenta que se encuentra unida a la pared del útero crea una especie de estructura que se encarga de eliminar los residuos de la sangre y compartir al bebé el oxígeno y los nutrientes. Un mes después de la concepción, comienza a desarrollarse el cordón umbilical, el cual sale de la placenta.

  1. Este cordón se forma por tres conductos, una vena que conduce la sangre de la madre al bebé y dos arterias que transportan la sangre del bebé a la placenta.
  2. La vena que lleva la sangre de la mamá se encarga de mandarla con nutrientes, alimento y oxígeno que son depurados por la placenta antes de llegar.

Posterior a este proceso, las arterias se encargan de regresar la sangre con los desechos del bebé para depurarlos y eliminarlos. En la vida intrauterina, el feto está inmerso no solo en líquido amniótico sino también en un ‘recipiente emocional’ que será afectado por diversos estímulos como los luminosos, auditivos, tacto, movimiento, gusto y olfato.

Por ejemplo, tu retoño percibe y reacciona a estímulos luminosos y lo hace cerrando los ojos y con cambios en su conducta. A las ocho semanas de gestación los receptores cutáneos, al ser estimulados, desencadenan movimientos reflejos en el feto, A partir de la doceava semana se observan papilas gustativas en la punta, bordes laterales y parte posterior de la lengua (las papilas van aumentando en número hasta el nacimiento).

Se piensa que puede percibir estímulos gustativos desde la treceava semana gestacional. En la semana 21 de gestación el sistema de percepción de movimiento por el cerebro y el sistema vestibular es ya funcional y detectan los movimientos angulares o rotaciones de la cabeza.

A partir de la semana 24 de gestación, responde a varios estímulos auditivos como el pulso de la madre, el latido de su corazón, la voz de la mujer y ciertos ruidos exteriores como la voz de papá. Se cree que ya responde a una variedad de sonidos a partir de las 34 semanas, debido al mayor desarrollo del sistema auditivo.

El tono de voz, el ritmo y la entonación del habla son factores que indican imperceptiblemente el estado emocional de las personas. Hacia el final del embarazo se establece en el feto una suerte de ciclo circadiano rudimentario, en el que habrá mayor actividad motriz durante el día que en la noche.

¿Qué contiene la placenta de la mujer?

Hemos oído muchas cosas sobre la placenta, Entre ellas, que se utiliza para la elaboración de cremas cosméticas o que algunas personas estarían dispuestas a probarla trás el parto. Pero, ¿qué es exactamente la placenta?, ¿qué utilidad tiene durante el embarazo ?, ¿es siempre igual o evoluciona? Y, ¿qué hay de cierto en la cantidad de propiedades que le atribuyen? La palabra ‘placenta’ viene del latín, y significa ‘torta circular’. Lo cierto es que es un órgano de apariencia viscosa, con una forma más o menos circular que existe sólo y exclusivamente en las mujeres embarazadas. Es decir, que crece durante la gestación y es expulsado en el parto trás el nacimiento del bebé.

Mide unos 25 centímetros de diámetro, tiene un grosor de 2,5 centímetros y pesa alrededor de medio kilo. La placenta es el órgano más importante para el bebé, porque es el que le mantiene vivo hasta su nacimiento. Le suministra alimento, oxígeno y le facilita la excreción (elimina los deshechos que produce el bebe).

Se aloja en la cara interna del útero y está en contacto directa con la sangre de la madre, Pero, ¿de qué está hecha la placenta ? ¿Cómo se forma? La placenta nace a partir de las mismas células de las que nacerá el bebé: del óvulo y el espermatozoide.

  1. Comienza a formarse a partir de la segunda semana de embarazo y tiene dos componentes: uno de ellos es una porción fetal y la otra es una porción materna,
  2. La placenta es un órgano cambiante.
  3. Evoluciona a lo largo del embarazo, desde que se implanta (en la segunda semana del embarazo) hasta el final del embarazo,

Se puede decir que es un órgano que nace, crece y muere. Los cambios más evidentes se desarrollan los primeros cuatro meses de embarazo, sobre todo por el aumento paulatino de tamaño. A partir de entonces, la placenta sufrirá cambios muy leves hasta el último mes de gestación,

Irá envejeciendo y su capacidad para otorgar nutrientes al bebé disminuirá. La placenta recibe todos los nutrientes que transporta la sangre de la madre. Pero ¿cómo los recibe el bebé? A través del cordón umbilical, Es el que une a su vez al bebé con la placenta. El cordón umbilical es un conducto vascular por donde circulan los nutrientes y el oxígeno desde la placenta hasta el bebé, y por donde retornan los deshechos y dióxido de carbono desde el bebé a la placenta.

En ningún momento se mezclan la sangre del bebé y la de la madre. Y se puede decir que la placenta es un órgano casi perfecto por la cantidad de funciones que realiza durante el embarazo : – Posibilita la circulación de oxígeno, aminoácidos, grasas y glucosa entre la madre y el bebé.

Consigue eliminar los deshechos del bebé y purificar su sangre. – Capaz de generar hormonas que transformen el metabolismo de la madre para asegurar el correcto desarrollo del embarazo (entre las hormonas que genera, está la famosa Gonadotropina Coriónica Humana, la que hace que el test de embarazo de positivo).

– Consigue que el sistema inmunitario de la madre no considere al feto como ‘un intruso’ al que hay que eliminar. Es decir: le protege. – Hace de barrera para frenar sustacias nocivas para el bebé, como los virus, parásitos o bacterias, Aunque en esto último no es perfecta: hay otras sustacias que consiguen atravesar la placenta, como es el caso de las drogas, el tabaco, la cafeína o el acohol,

¿Que se fabrica con la placenta?

Diana Vegas / http://www.placentera.com / 11/27/2013 La placenta es un maravilloso órgano vascular, fundamental para la realización de la vida. Sin placenta no hay gestación posible. La sangre de una mama y la de su bebé nunca se mezclan. La placenta es quien se encarga de tomar, del cuerpo de la madre, todo lo que el bebé necesita para formarse.

  1. La placenta es el primer nexo entre la madre y su bebé, la vía de comunicación por la que se transmiten hormonas, nutrientes y sangre.
  2. Es la primera forma como una madre nutre a su bebé y la primera forma en la que un bebé comunica sus necesidades a su madre.
  3. La palabra ‘placenta’ significa en latín Torta.

Hay tanto un lado fetal como un lado materno a la placenta, por lo que podría decirse que es un producto tanto de la concepción como del cuerpo de la madre por ende también es el único órgano que pertenece a dos personas. El desarrollo de la placenta y la transfusión de fluidos comienza a partir de la 3ra semana de gestación y es un órgano completo y funcional para la 12va semana de gestación y sirve al bebé de las funciones que cumplen los pulmones (oxigenar la sangre), riñones (limpiar la sangre), hígado (hormonas), sistema digestivo (nutrición) e inmune (anticuerpos).

Normalmente la placenta se descarta luego del alumbramiento, muchas placentas son entregadas a laboratorios farmacológicos donde extraen las hormonas y proteínas de larga cadenas para usar en la elaboración de cremas antiarrugas, rímel, shampoo, tratamientos dermocapilares y en una menor cantidad para terapia localizada de rehabilitación por lesiones en atletas.

En China la medicina de placenta la usan los hombres para aumentar el conteo de esperma y a la mujer que ha dado a luz se le sirve en sopa o en cápsulas para recuperar fuerzas tras el esfuerzo del parto. En occidente el servicio de convertir las placenta de una madre, tras el nacimiento de su bebé, en cápsulas para tomar como un suplemento vitamínico post parto se haya disponible en todos los Estados Unidos, en Canadá, Holanda, Alemania, Inglaterra, Australia, Nueva Zelanda, en América Latina en Puerto Rico y Costa Rica.

Cada vez más mujeres están regresando a casa con su bebé y su placenta. Independientemente si decide la madre consumirla para su beneficio o entregarla a la tierra para nutrirla, con más fuerza se sostiene el paradigma que la placenta es un producto orgánico con funciones y utilidades más allá del nacimiento.

Cada placenta es única y responde al código genético de cada mujer, por ello la fórmula de esta medicina es individual, fabricada a la medida de cada mujer en particular, por su propio organismo. Al reincorporar la placenta al cuerpo de la madre se reintroduce lo que originalmente la placenta tomó de ella.

Especialmente minerales como el hierro, abundante en la placenta. El déficit de Hierro tiene una fuerte incidencia en el desarrollo de la depresión post parto. Por lo que la placenta puede ser particularmente útil para madres que ya hayan experimentado depresiones anteriormente o madres quienes hayan tenido hemorragia post parto.

En los demás mamíferos, que todos consumen su placenta, sean carnívoros o no, domesticados o no, la placentofagia (ingerir la placenta) gracias a su alto contenido hormonal, favorece la lactancia haciendo más rápida la bajada de la leche, pero también aumentando su valor nutricional.

Restaurar la energía tras el esfuerzo del parto. Aportar hierro, minerales y vitaminas. Balancear los niveles hormonales. Reducir la loquia o sangrado post parto. Aumentar la cantidad de leche y mejorar la calidad de la misma. Ayudar al útero a contraerse a su tamaño original. Asistir en la transición hacia la menopausia (tintura de placenta).

Entre las hormonas que la placenta produce y transmiten se encuentran: Gonadotropina : Es la primera hormona placentaria, solamente se produce durante el embarazo. Esta hormona se encarga de que la mujer continúe produciendo progesterona. Lactógeno placentario (hPL) : esta hormona promueve el crecimiento.

Promueve el crecimiento de las glándulas mamarias en preparación para la lactancia. También regula la glucosa en sangre de la madre así como sus niveles proteicos y lipídicos para que estén disponibles al feto. Estrógeno : Contribuye al desarrollo de las glándulas mamarias en preparación para la lactancia, estimula el crecimiento del útero para acomodar al creciente feto.

Progesterona : Esta hormona es necesaria para mantener la capa endometrial en el útero durante el embarazo. Previene además el trabajo de parto antes de término al inhibir contracciones uterinas. Dos componentes adicionales de la placenta: Neurokinin y células supresoras de Linfocitos que ayudan a envolver a la placenta y al bebé con el sistema inmunológico de la madre. La universidad de Nevada en los estados unidos realizó una investigación sobre los efectos en la madre del consumo de la placenta postparto. El antropólogo médico Daniel Benyshek y la estudiante de doctorado Sharon Young entrevistaron 189 mujeres que consumieron su placenta en el postparto.

El objetivo: conocer qué beneficios les había traído, si había habido algún efecto secundario y cuál había sido su método de preparación. La mayoría de los participantes (92%) reportaron una experiencia positiva, 98% afirmó repetiría la experiencia. Sorprendentemente 52% de las mujeres del estudio dieron a luz en hospital, eliminando la noción que solo quienes parían en sus casas o centro de parto se interesaban por esta práctica y establece un precedente sobre la cesión de derechos de la placenta por parte del hospital.

Los efectos negativos mencionados incluyen dolor de cabeza (4%) sabor/olor desagradable (7%) ninguno (69%). El estudio concluye con la necesidad de realizar estudios más profundos con grupo control (que reciban placebo) doblemente blindados (es decir que ni la mujer ni quien entrega el medicamento sepa si es el placebo o es extracto de placenta) para despejar dudas sobre si los beneficios percibidos estuvieran sujeto a preconcepciones o efectos placebo. La Placenta, Tan sólo con mencionarla sabemos que estamos entrando en territorio desconocido. No es común haber visto una placenta, incluso para una madre que recién acaba de dar a luz es poco probable que le hayan mostrado su placenta y menos probable que haya regresado a casa con su bebé y su placenta.

Sin embargo por ajeno que suene al comienzo, cuando se comienza a hablar de la placenta parece que lo que se dice, así sea la primera vez que se escucha, tiene sentido. Suena coherente, si todos los mamíferos, la excepción que confirma la regla siendo los camellos, sin importar si son salvajes o domesticados, carnívoros o herbívoros consumen su placenta tras el parto, de qué no estamos perdiendo al descartarla? Qué formas hay de consumirla? Ya en la primera división de células, luego de la concepción, se hace evidente qué conjunto se convertirán en el bebé y qué grupo formarán la placenta.

De allí en adelante la placenta se desarrolla junto con el embrión; el motivo de muchas de las pérdidas antes de las 12 semanas tiene que ver con algún imperfecto en la placenta, por ello se dice que la placenta es fundamental para la gestación, debido a que la placenta es el puente entre una madre y su bebé.

See also:  Animales Que Comen Plantas?

La placenta es quien toma de la sangre de la madre exactamente lo que el bebé necesita para formarse, minerales, proteínas, toda la inmunología de la madre, además fabrica sus propias hormonas y es responsable de llevar a cabo las labores de tres órganos fundamentales (riñón, hígado y pulmones) mientras estos se forman en el bebé.

Tras el nacimiento la placenta, con el cordón aun conectado, hace una última transfusión al bebé, en el que la placenta le entrega todo lo bueno que posee (incluyendo una carga importante de hierro que lo protege de la anemia durante los primeros 3 años de vida), después de esto la placenta se desprende (dejando una herida en el lugar del útero en el que echó raíces; el sangrado de esa herida es llamado loquia) y sale del cuerpo de la mujer (alumbramiento).

El alto contenido hormonal de la placenta hace que esta sea usada para prevenir y tratar una hemorragia posparto, la placenta es rica en vitamina k considerada un potente antihemorrágico; se usa especialmente en países Africanos y del Sudeste Asiático, y en menor pero creciente cantidad en Europa, Australia y América.

En el momento del alumbramiento el doctor o la comadrona ofrece un pequeño trozo de la placenta a la madre quien la coloca por unos momentos entre la encía y la mejilla o bien debajo de la lengua. Las hormonas envían entonces una poderosa señal al cerebro indicándole que el embarazo culminó y que es hora de contraer el útero a su tamaño inicial y comenzar la producción de leche.

Comer La Placenta El racional de por qué comer la placenta tras un parto se sustenta en que hacerlo reincorpora a la madre lo que la placenta tomó de ella. Ese ‘tomar’ de la placenta es tan poderoso que es la razón por la que a las mujeres se les hace tomar suplementos vitamínicos y minerales durante todo el embarazo.

El hierro es, particularmente, uno de los minerales importantes, que se encuentran en buena concentración dentro de la placenta y que es fundamental para la salud en el posparto; el déficit de hierro está asociado a la depresión posparto. Así mismo, a los pocos días del nacimiento hay una caída repentina en la producción de hormonas de embarazo que unido a las exigencias y retos de cuidar a un recién nacido pueden dejar a una madre sintiéndose vulnerable, triste.

  1. La ‘melancolía posnatal’ es tan común que afecta hasta a 80% de las mujeres, suele durar entre un par de semanas y un mes, consumir la placenta tras el nacimiento es una forma de reintroducir hormonas al cuerpo de forma que la transición no sea de golpe, sino progresiva.
  2. En humanos el consumo de placenta ha aumentado la cantidad y calidad de la leche también se ha comprobado la presencia de hormonas reductoras de estrés en la placenta.

En animales ha reducido la recepción de mensajes de dolor en el cerebro (acción analgésica) y demostrado la presencia de células reparadoras en extracto de placenta humana; la prueba fue realizada en ratas. ¿Cómo? Para ser procesada para el consumo la placenta debe refrigerarse con un margen máximo de 4 horas (es decir que puede esperarse tranquilamente que el cordón deje de latir) para ello se coloca o en un recipiente de vidrio o bien en doble bolsa tipo ziplock.

  1. Si la placenta va a ser procesada dentro de las siguientes 48 horas puede permanecer refrigerada, sin embargo si va a hacerse después debe entonces congelarse y luego descongelarse en la nevera desde la noche anterior al día que se escoja para procesarla.
  2. La placenta para el consumo puede realizarse dentro de los primeros 6 meses.

Las madres que desean aprovechar al máximo las hormonas optan por comer la placenta fresca, bien un pequeño pedazo en el momento del parto o realizan cubitos de hielo de un batido de frutos rojos y trozos de la placenta, los preservan congelados y durante los primeros 15 días toman batidos de frutas con 1 o 2 cubitos de este jugo.

Las madre para quienes las cápsulas ofrecen los beneficios sin el factor literal de comerse la propia placenta tienen para escoger el método tradicional chino; que implica pasar la placenta por vapor de agua con jengibre, ají y limón, antes de deshidratar la placenta, molerla y con el polvo rellenar cápsulas.

El otro método para encapsular la placenta, el método crudo, se salta el paso de cocción al vapor bajo la premisa que cualquier cocción por encima de 45ºc destruye parte de los componentes orgánicos, los sustituye por un enjuague con agua y vinagre antes de también laminar, deshidratar, moler y encapsular.

  • Todas las madres, que crean en la fuerza vital presente en su placenta y se la soliciten a su médico luego de parir, tienen la opción de preparar una tintura madre a partir de un pequeño pedazo de la placenta.
  • Las tinturas son la extracción de componentes activos vía medios alcohólico.
  • Es decir, de la misma forma que las flores de Bach son tinturas de componentes activos de flores en alcohol, así la tintura madre de placenta proporciona un remedio homeopático hecho a la medida de la madre.

Para realizarla solo necesitas un pedazo del tamaño de la falange del dedo meñique (un pedacito pequeño) un frasco de 300ml de vidrio (color ámbar preferiblemente) esterilizado, alcohol de alto grado (40º o más) cuando descongeles la placenta, escoges un pequeño pedazo, lo enjuagas con agua con sal y lo colocas dentro del frasco, se cubre con alcohol y lo dejas macerando 6 semanas en un lugar fresco y oscuro.

Cada par de días lo toman por la tapa y lo giras con movimientos centrifugado. Tras el tiempo de macerado puedes preparar tus propias gotas homeopáticas sublinguales diluyendo en un gotero ámbar de 30ml; 3ml de tintura madre de placenta con 27ml de agua destilada. Se conserva 1 semana refrigerada. Para las madres que no deseen comer la placenta, pero si quieran reconocerla y honrarla pueden enterrarla (profundo si está fresca, en maceta si está seca) pueden sembrarle encima un árbol de frutas, que al dar alimento cierra el círculo de comunión, así el árbol representa la vida del hijo y la placenta continua en su función de nutrirlo.

También es posible realizar impresiones con la placenta en papel de acuarela como esta, o esta, que pueden conservar como arte orgánico. Las opciones, funciones y usos de una placenta posparto son muchos, pero todos involucran salirnos del paradigma de la placenta como desecho y retornar al paradigma de la placenta como producto orgánico.

Usos de productos de placenta Cápsulas: Tínturas 7-. Cada par de días, toma el frasco por la tapa y muévelo en movimientos centrifugados (circulares, sin batir la mezcla) durante al menos 6 semanas.8-. Culminadas las 6 semanas de macerado puedes bien colar la preparación (puedes usar un filtro de papel tipo para cafetera) o puedes dejarle dentro el trozo de placenta (si haces esto puedes continuar añadiendo alcohol en la medida que lo vas utilizando).

Esta preparación macerada es la tintura madre.9-. Para preparar las gotas diluidas debes colocar 3ml de tintura madre en el frasco con gotero de 30 ml y rellenar con agua destilada (hervida). Esta preparación es al 10% si quieres una concentración más suave puedes hacerla al 1% colocando 0.3ml de tintura madre y rellenando con agua destilada.

Puedes probar ambas concentraciones y decidir cuál es la mejor para ti. La gotas diluidas se conservan en la nevera y tienen una duración de 1 semana. Transcurrido ese tiempo debes hacer una nueva disolución.10-. Las gotas diluidas se utilizan sublinguales o en agua. Pueden ser utilizadas por mamá y por bebé (en caso de bebés menores de 3 años es recomendable colocar las gotas en agua caliente (para que el alcohol se evapore) y dejar que enfríe antes de dárselas al bebé) y son ideales para momentos de transición (dientes, colegio) en momento de trauma/rabietas o de debilidad inmune.11-.

Si la tintura se protege del calor y la humedad es posible conservarla para la menopausia en cuyo caso asistirían a la mujer a que esta transición se diera de forma paulatina, reintroduciendo a su organismo hormonas, minerales y fuerza vital. Tintura de la placenta Tintura del Cordón Umbilical Tintura de las Membranas Impresiones de la placenta

¿Dónde puedo guardar el ombligo de mi bebé?

Un banco de cordón umbilical es una opción al nacer que permite que a padres recolectar y almacenar (criopreservar) las células madre del cordón umbilical de su bebé para su posible uso en el futuro. Al guardar la sangre del cordón de su bebé, las células quedan específicamente reservadas para su familia.

¿Quién se come la placenta después del parto?

Durante el embarazo, la placenta aporta oxígeno, agua, carbohidratos, aminoácidos, lípidos, vitaminas, minerales y nutrientes al feto para que se desarrolle de una manera adecuada La cantante venezolana Evaluna Montaner, la estadounidense Jennifer López, la mexicana Anahí y la argentina Juana Repetto están dentro de la lista de las figuras públicas que decidieron comerse la placenta después del parto.

  • Lo hicieron pensando en conseguir una ayuda contra las pérdidas de sangre o para mejorar el estado de ánimo y el suministro de leche.
  • Sin embargo, no hay pruebas sólidas que confirmen que ingerir la placenta tenga algún beneficio para los seres humanos.
  • Incluso, esa práctica puede tener riesgos como contraer infecciones, advirtieron los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

La placenta es un órgano que se forma dentro del útero durante las tres primeras semanas de gestación. Aporta oxígeno, agua, carbohidratos, aminoácidos, lípidos, vitaminas, minerales y nutrientes que son necesarios para que el feto se desarrolle de una manera adecuada. Artistas como Evaluna Montaner decidieron comer la placenta tras el parto del bebé, pero es una práctica que aún no tiene evidencia científica de beneficio en humanos (John Parra/Getty Images) Pero “comerse la placenta” es una práctica sin aval científico hasta el momento.

En mayo pasado, se difundió un estudio realizado en los Estados Unidos sobre 23.242 casos de personas que tuvieron partos. Se encontró que el 30% había ingerido la placenta tras el parto. La mayoría consumió “sus placentas en forma no cocida/encapsulada y con la esperanza de evitar la depresión posparto, aunque actualmente no existen pruebas que apoyen esta estrategia”, escribieron los investigadores liderados por Daniel Benysheken, del departamento de Antropología del Universidad de Nevada, en la revista Birth Issues in Perinatal Care,

Los autores del trabajo aconsejaron que los profesionales de la salud deberían conversar sobre la gama de opciones disponibles para prevenir y tratar la depresión posparto. “Los defensores del consumo de la placenta dicen que esa práctica mejora el ánimo, la fatiga, aumentan la energía, y la producción de leche.

  1. Sin embargo, los estudios disponibles coinciden en que no hay ningún beneficio.
  2. Por ejemplo, se ha demostrado que consumir cápsulas de placenta no repone las reservas de hierro ni mejora el estado de ánimo”, afirmó en diálogo con Infobae la doctora Alicia Damiano, investigadora principal del Conicet en el Laboratorio de Biología de la Reproducción del Instituto de Fisiología y Biofísica Bernardo Houssay y profesora de la cátedra de Biología Celular y Molecular de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires.

Damiano investiga las placentas humanas y los problemas que pueden afectarlas. Se demostró que consumir cápsulas de placenta tras el embarazo no repone las reservas de hierro ni mejora el estado de ánimo, según la investigadora del Conicet Alicia Damiano (Getty) También —comentó Damiano— se ha publicado un estudio en animales que demostró que el consumo de placenta tendría un efecto analgésico.

Pero no se comprobó ese efecto al realizar investigaciones en seres humanos. Es decir, que hasta el momento no hay evidencias que permitan avalar que la placentofagia tenga algún beneficio para la salud en los seres humanos. “No se retienen los nutrientes ni las hormonas placentarias en cantidad suficientes para ser potencialmente útiles para la madre después del parto”, aclaró Damiano.

La placenta es el “origen de la vida”, resaltó la experta. “Es el único órgano efímero del ser humano, que se comienza a formar a partir de concepción. Su función es ser el nexo entre la madre y el bebé. A través de la placenta la madre provee nutrientes al feto y actúa como una barrera de defensa o filtro para que las sustancias nocivas, como metales pesados, los microorganismos que pueden producir enfermedades o todo aquello que podría afectar el desarrollo de esta nueva vida, no lleguen al bebé.

O al menos para que la mayoría de esas sustancias no lleguen. También por la placenta se eliminan todos los desechos que produce el bebé: la placenta desempeña las funciones de los pulmones, los riñones, el hígado, el sistema endócrino (produce hormonas), gastrointestinal e inmunológico del feto”, explicó.

La placenta cumple esas funciones ya que los órganos se están formando. La práctica de comer la placenta tras el parto implica el riesgo de exposición a toxinas ambientales y sustancias nocivas (Lin Wang) Entre los riesgos documentados de la práctica de comer la placenta, tanto cruda como en cápsulas, se sabe que aumenta la exposición a toxinas ambientales y sustancias nocivas, incluidas los metales pesados como cadmio, plomo y mercurio que pueden acumularse en la placenta.

También se ha observado que la placentofagia aumenta el riesgo de adquirir infecciones tanto para la persona gestante como para el bebé que está lactando. Implica el mayor riesgo de infecciones “porque durante el procesamiento de la placenta para su consumo no se eliminan correctamente microorganismos que pueden causar enfermedades”, acotó Damiano.

Un riesgo potencial asociado al comerse la placenta es la formación de coágulos en la sangre (que se conoce como tromboembolismo) por estrógenos. “La placenta es una importante fuente de la hormona estrógeno durante el embarazo. La administración de esa hormona está contraindicada en mujeres en el período inmediato después del parto debido al mayor riesgo a formación de coágulos”, señaló la investigadora.

“Se sospecha que al ingerir la placenta, la persona estaría recibiendo estrógenos y eso la pone en mayor riesgo de que se formen coágulos. Es una hipótesis y aún no está demostrada”, aclaró. Desde la Clínica Mayo en Rochester, Estados Unidos, la ginecóloga Mary Marnach ha señalado que comer la placenta después de dar a luz puede ser perjudicial tanto para la persona gestante como para el bebé.

“La preparación más común de la placenta (la creación de una cápsula) se realiza al vaporizar y deshidratar la placenta o al procesarla placenta cruda. También se sabe que algunas personas comen la placenta cruda, cocida o en batidos o extractos líquidos”, afirmó la doctora Marnach. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos advirtieron que consumir cápsulas de placenta puede implicar el riesgo de infecciones para el bebé y la madre (REUTERS/Tami Chappell/Archivo) Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos han emitido una advertencia en contra de tomar cápsulas de placenta.

Fue a raíz de que se detectara a un caso en el cual un recién nacido sufrió la infección por la bacteria estreptococo del grupo B. El problema ocurrió porque su madre tomó píldoras de placenta que contenían estreptococo del grupo B y amamantó al bebé. La leche materna estaba infectada por la bacteria que la madre había contraído al ingerir su placenta infectada.

Es cierto que la mayoría de los mamíferos se comen la placenta luego de parir. “Pero en los animales tiene que ver con una cuestión de supervivencia, porque si quedan restos, pueden atraer depredadores. En cambio, no hay ningún beneficio probado ni indicación para ingerir la placenta para los seres humanos”, enfatizó el científico argentino Carlos Guardia, quien lidera el Grupo de Biología Celular de la Placenta de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, al ser consultado por Infobae, Si las personas gestantes quieren mejorar su salud tras el parto, pueden consultar a los profesionales por intervenciones que tengan evidencia de eficacia y seguridad (Getty Images) En tanto, la doctora Damiano afirmó: “Como científica debo basarme en datos comprobables.

Por eso, no recomiendo el consumo de placenta porque no existe ninguna evidencia de que traiga beneficios. Si bien la información es escasa, hay varios casos documentados en los que se demuestra que esta práctica es potencialmente dañina, principalmente por los virus y bacterias que no se eliminan correctamente durante el procesamiento de la placenta.

En segundo lugar, no podría recomendar a alguien que se coma un órgano cuya función es ser filtro”. “La placentofagia puede ser perjudicial” tanto para la persona que gestó como para el bebé, insistió la doctora Marnach. Si las personas buscan maneras de mejorar la salud después del parto, recomendó que se consulte a los profesionales de la salud sobre intervenciones que tengan evidencia comprobada de beneficio y seguridad.

See also:  Que Se Comen A Si Mismos?

¿Por qué evaluna se comio la placenta de Índigo?

Camilo Echeverry continúa con su gira De adentro pa afuera por España, y en su encuentro con varios medios ha confesado algunas cosas relacionadas con su nueva faceta como papá y su matrimonio con Evaluna Montaner. En esta ocasión, el colombiano visitó La Resistencia, programa conducido por David Broncano, donde habló brevemente del postparto de su esposa, ©@camilo Camilo y Evaluna recibieron a Índigo en casa con un parto asistido Después de intercambiar unas curiosas anécdotas y un poco de risas, el intérprete de Pegao reveló que Evaluna ingirió su placenta tras el nacimiento de Índigo, en abril pasado.

Según algunos estudios, esta práctica es beneficiosa para la salud de la madre, pues aporta gran cantidad de vitaminas y nutrientes, además de contribuir a la lactancia, a sobrellevar de mejor manera el postparto, entre otras cosas. “A mi esposa se la encapsularon (la placenta) y se la comió”, dijo el cantante.

Esta no ha sido la única confesión que Camilo ha realizado sobre su reciente paternidad. En una reciente rueda de prensa con medios mexicanos compartió cómo han cambiado las cosas en su matrimonio : “Ha cambiado mucho nuestra relación al saber que hay una cosa más grande que lo que ya nos unía”, reveló. ©@evaluna Tras convertirse en padres, la pareja ha fortalecido aún más su unión

¿Dónde comen placenta?

Jaime GonzálezBBC Mundo, Los Ángeles, @bbc_gonzalez

18 enero 2014 Actualizado 28 enero 2014 Fuente de la imagen, AP Pie de foto, El consumo de placenta está ganando adeptos, particularmente en Estados Unidos y Europa. Es fácil encontrar en internet recetas culinarias dirigidas a las madres que, después de dar a luz, deciden llevarse a casa sus placentas para consumirlas por los beneficios para la salud que se le atribuyen a este órgano efímero.

Se trata de una práctica minoritaria que en los últimos años está ganando adeptos, particularmente en Estados Unidos y Europa. A principios de 2014, en Oregón (noroeste de Estados Unidos) entró en vigor una ley que recoge el derecho de las mujeres a que, cumpliendo determinados requisitos, puedan llevarse las placentas del hospital, ya sea para comerlas o para realizar con ellas algunos de los rituales que son comunes en algunas culturas tras el nacimiento de un bebé.

En la actualidad, en gran parte de EE.UU. son los centros hospitalarios los que deciden a discreción entregar las placentas a las madres. Los defensores de la llamada placentofagia humana aseguran, entre otras cosas, que ingerir la placenta ayuda a las madres a combatir la depresión postparto, incrementa sus niveles de energía y estimula la producción de leche materna.

  1. Además, argumentan que la placentofagia es practicada por la mayor parte de los mamíferos y señalan que desde hace siglos en la medicina tradicional china se utiliza la placenta por sus propiedades curativas.
  2. Lo cierto es que hasta ahora no se han llevado a cabo estudios científicos relevantes que confirmen o desmientan las supuestas propiedades beneficiosas del consumo de placenta.

Pese a ello, cada vez son más las mujeres que se apuntan a esta práctica, lo que ha hecho que en EE.UU. se multipliquen las compañías que ofrecen servicios de encapsulación de placentas -para que la madre la pueda ir consumiendo diariamente como si se tratara de un suplemento vitamínico- o que incluso las cocinan en diferentes platos.

¿Qué dice la Biblia sobre comer la placenta?

57 y la placenta que sale de entre sus piernas, y a sus hijos que dé a luz, porque a los comerá a escondidas, por carecer de todo en el sitio y en el apuro con que tu enemigo te angustiará en tus ciudades.

¿Quién se come la placenta después del parto?

Durante el embarazo, la placenta aporta oxígeno, agua, carbohidratos, aminoácidos, lípidos, vitaminas, minerales y nutrientes al feto para que se desarrolle de una manera adecuada La cantante venezolana Evaluna Montaner, la estadounidense Jennifer López, la mexicana Anahí y la argentina Juana Repetto están dentro de la lista de las figuras públicas que decidieron comerse la placenta después del parto.

Lo hicieron pensando en conseguir una ayuda contra las pérdidas de sangre o para mejorar el estado de ánimo y el suministro de leche. Sin embargo, no hay pruebas sólidas que confirmen que ingerir la placenta tenga algún beneficio para los seres humanos. Incluso, esa práctica puede tener riesgos como contraer infecciones, advirtieron los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

La placenta es un órgano que se forma dentro del útero durante las tres primeras semanas de gestación. Aporta oxígeno, agua, carbohidratos, aminoácidos, lípidos, vitaminas, minerales y nutrientes que son necesarios para que el feto se desarrolle de una manera adecuada. Artistas como Evaluna Montaner decidieron comer la placenta tras el parto del bebé, pero es una práctica que aún no tiene evidencia científica de beneficio en humanos (John Parra/Getty Images) Pero “comerse la placenta” es una práctica sin aval científico hasta el momento.

  • En mayo pasado, se difundió un estudio realizado en los Estados Unidos sobre 23.242 casos de personas que tuvieron partos.
  • Se encontró que el 30% había ingerido la placenta tras el parto.
  • La mayoría consumió “sus placentas en forma no cocida/encapsulada y con la esperanza de evitar la depresión posparto, aunque actualmente no existen pruebas que apoyen esta estrategia”, escribieron los investigadores liderados por Daniel Benysheken, del departamento de Antropología del Universidad de Nevada, en la revista Birth Issues in Perinatal Care,

Los autores del trabajo aconsejaron que los profesionales de la salud deberían conversar sobre la gama de opciones disponibles para prevenir y tratar la depresión posparto. “Los defensores del consumo de la placenta dicen que esa práctica mejora el ánimo, la fatiga, aumentan la energía, y la producción de leche.

  • Sin embargo, los estudios disponibles coinciden en que no hay ningún beneficio.
  • Por ejemplo, se ha demostrado que consumir cápsulas de placenta no repone las reservas de hierro ni mejora el estado de ánimo”, afirmó en diálogo con Infobae la doctora Alicia Damiano, investigadora principal del Conicet en el Laboratorio de Biología de la Reproducción del Instituto de Fisiología y Biofísica Bernardo Houssay y profesora de la cátedra de Biología Celular y Molecular de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires.

Damiano investiga las placentas humanas y los problemas que pueden afectarlas. Se demostró que consumir cápsulas de placenta tras el embarazo no repone las reservas de hierro ni mejora el estado de ánimo, según la investigadora del Conicet Alicia Damiano (Getty) También —comentó Damiano— se ha publicado un estudio en animales que demostró que el consumo de placenta tendría un efecto analgésico.

  • Pero no se comprobó ese efecto al realizar investigaciones en seres humanos.
  • Es decir, que hasta el momento no hay evidencias que permitan avalar que la placentofagia tenga algún beneficio para la salud en los seres humanos.
  • No se retienen los nutrientes ni las hormonas placentarias en cantidad suficientes para ser potencialmente útiles para la madre después del parto”, aclaró Damiano.

La placenta es el “origen de la vida”, resaltó la experta. “Es el único órgano efímero del ser humano, que se comienza a formar a partir de concepción. Su función es ser el nexo entre la madre y el bebé. A través de la placenta la madre provee nutrientes al feto y actúa como una barrera de defensa o filtro para que las sustancias nocivas, como metales pesados, los microorganismos que pueden producir enfermedades o todo aquello que podría afectar el desarrollo de esta nueva vida, no lleguen al bebé.

  • O al menos para que la mayoría de esas sustancias no lleguen.
  • También por la placenta se eliminan todos los desechos que produce el bebé: la placenta desempeña las funciones de los pulmones, los riñones, el hígado, el sistema endócrino (produce hormonas), gastrointestinal e inmunológico del feto”, explicó.

La placenta cumple esas funciones ya que los órganos se están formando. La práctica de comer la placenta tras el parto implica el riesgo de exposición a toxinas ambientales y sustancias nocivas (Lin Wang) Entre los riesgos documentados de la práctica de comer la placenta, tanto cruda como en cápsulas, se sabe que aumenta la exposición a toxinas ambientales y sustancias nocivas, incluidas los metales pesados como cadmio, plomo y mercurio que pueden acumularse en la placenta.

También se ha observado que la placentofagia aumenta el riesgo de adquirir infecciones tanto para la persona gestante como para el bebé que está lactando. Implica el mayor riesgo de infecciones “porque durante el procesamiento de la placenta para su consumo no se eliminan correctamente microorganismos que pueden causar enfermedades”, acotó Damiano.

Un riesgo potencial asociado al comerse la placenta es la formación de coágulos en la sangre (que se conoce como tromboembolismo) por estrógenos. “La placenta es una importante fuente de la hormona estrógeno durante el embarazo. La administración de esa hormona está contraindicada en mujeres en el período inmediato después del parto debido al mayor riesgo a formación de coágulos”, señaló la investigadora.

  • Se sospecha que al ingerir la placenta, la persona estaría recibiendo estrógenos y eso la pone en mayor riesgo de que se formen coágulos.
  • Es una hipótesis y aún no está demostrada”, aclaró.
  • Desde la Clínica Mayo en Rochester, Estados Unidos, la ginecóloga Mary Marnach ha señalado que comer la placenta después de dar a luz puede ser perjudicial tanto para la persona gestante como para el bebé.

“La preparación más común de la placenta (la creación de una cápsula) se realiza al vaporizar y deshidratar la placenta o al procesarla placenta cruda. También se sabe que algunas personas comen la placenta cruda, cocida o en batidos o extractos líquidos”, afirmó la doctora Marnach. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos advirtieron que consumir cápsulas de placenta puede implicar el riesgo de infecciones para el bebé y la madre (REUTERS/Tami Chappell/Archivo) Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos han emitido una advertencia en contra de tomar cápsulas de placenta.

  1. Fue a raíz de que se detectara a un caso en el cual un recién nacido sufrió la infección por la bacteria estreptococo del grupo B.
  2. El problema ocurrió porque su madre tomó píldoras de placenta que contenían estreptococo del grupo B y amamantó al bebé.
  3. La leche materna estaba infectada por la bacteria que la madre había contraído al ingerir su placenta infectada.

Es cierto que la mayoría de los mamíferos se comen la placenta luego de parir. “Pero en los animales tiene que ver con una cuestión de supervivencia, porque si quedan restos, pueden atraer depredadores. En cambio, no hay ningún beneficio probado ni indicación para ingerir la placenta para los seres humanos”, enfatizó el científico argentino Carlos Guardia, quien lidera el Grupo de Biología Celular de la Placenta de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, al ser consultado por Infobae, Si las personas gestantes quieren mejorar su salud tras el parto, pueden consultar a los profesionales por intervenciones que tengan evidencia de eficacia y seguridad (Getty Images) En tanto, la doctora Damiano afirmó: “Como científica debo basarme en datos comprobables.

Por eso, no recomiendo el consumo de placenta porque no existe ninguna evidencia de que traiga beneficios. Si bien la información es escasa, hay varios casos documentados en los que se demuestra que esta práctica es potencialmente dañina, principalmente por los virus y bacterias que no se eliminan correctamente durante el procesamiento de la placenta.

En segundo lugar, no podría recomendar a alguien que se coma un órgano cuya función es ser filtro”. “La placentofagia puede ser perjudicial” tanto para la persona que gestó como para el bebé, insistió la doctora Marnach. Si las personas buscan maneras de mejorar la salud después del parto, recomendó que se consulte a los profesionales de la salud sobre intervenciones que tengan evidencia comprobada de beneficio y seguridad.

Adblock
detector